Sólo triunfará una en París

Schiavone, Bartolí, Sharapova y Li se disputan el título

Cada vez estamos más cerca de saber quién se alzará con el ansiado triunfo en Roland Garros. De momento, su actual defensora Francesca Schiavone aún continúa en la competición y su experiencia en estos momentos puede ser vital. Pero tres tenistas más, Maria Sharapova, Marion Bartoli y Na Li, desearán realizar su mejor tenis y evitar que la transalpina revalide el título.

Schiavone y Bartoli. La tenista italiana, la más veterana de las cuatro semifinalistas, llegó a la penúltima ronda gracias a un sufrido triunfo ante la rusa Anastasia Pavlyuchenkova por 1-6, 7-5 y 7-5. Schiavone tuvo que remontar un 6-1 y 4-1 adverso antes de lograr la remontada. El partido estuvo lleno de idas y venidas y de cambios en la iniciativa. La transalpina remontó y se anotó diez de doce juegos disputados, pero con 5-1 en el tercer set, Pavlyuchenkova volvió a llevar la iniciativa de los puntos e igualó el encuentro. Con 5-5, Schiavone rompió a su rival y con su saque no perdonó, para clasificarse para las semifinales y continuar con las opciones de poder revalidar el título en París.
Su rival en la penúltima ronda, la francesa Marion Bartoli, logró dejar fuera del torneo a la rusa Svetlana Kuznetsova, campeona en 2009, por 7-6 y 6-4. La tenista gala, alentada en todo momento por su público, saltó a la pista como un vendaval y logró quebrar de inicio a la rusa, que no sabía que hacer para frenar el gran juego de su oponente. Kuznetsova se tranquilizó y gracias a su gran derecha igualó las cosas, aunque en el tie break, Bartoli, siempre animada desde las gradas por su padre, puso la directa y se anotó el primer parcial. En el segundo set la tenista gala no dudo sobre sus posibilidades de victoria y con un gran tenis apuntilló a la rusa por 6-4. Con su triunfo, Bartoli se convertía en la primera francesa que alcanza las semifinales en 2006, desde que lo hiciera Mary Pierce. La jugadora señaló sentirse muy "emocionada".
El partido de semifinales, por tanto, se presume muy atractivo, con dos juegos completamente distintos. Schiavone es una jugadora de tierra, por ello su tenis conjuga a la perfección golpes liftados, con cortados y planos. Es una verdadera guerrera y no da una bola por perdida, además no duda en subir a la red para cerrar muchos puntos, una vez a movido a su rival con su revés cortado. Por su parte, Bartoli golpea la bola muy fuerte y con las dos manos de ambos lados. Tiene un juego mucho más directo y agresivo que la francesa y puede tener problemas con los desplazamientos y las bolas muy liftadas de Schiavone. Intentará llevar siempre la iniciativa de los puntos, para evitar que la jugadora italiana le haga correr tras la bola.
Hasta la fecha se han medido en cinco ocasiones, con cuatro victorias para Schiavone por una de la gala, aunque nunca se han enfrentado en tierra.

Sharapova y Li. Más concentrada y centrada que en ninguna edición pasada, la tenista rusa está en París con hambre de Grand Slam. Roland Garros es el único que le falta en su vitrina y esta es su gran oportunidad, con la confianza que le ha dado el título en Roma o salvar un difícil compromiso en segunda ronda ante la local Caroline García, Sharapova no quiere parar hasta alzarse con el trofeo. En cuartos de final dio buena muestra de ello ante la alemana Andrea Petkovic, a la que destrozó por 6-0 y 6-3. La exnúmero uno no se cansó de pegar a la bola hasta ir acorralando a su rival en el fondo de la pista y propiciando su fallo. Petkovic lo intentó en el segundo parcial, donde dio síntomas de recuperación, pero Sharapova abortó todo intento de mejoría de la alemana con potentes golpes. Un gran grito de la belleza rusa indicaba su pase a las semifinales.
En esa ronda se medirá a la china Na Li, que sigue jugando a un gran nivel en este Roland Garros y que apartó del camino al título a la bielorrusa Victoria Azarenka, para muchos la gran favorita, por 7-5 y 6-2. Li sigue rompiendo las barreras para las tenistas chinas y ya es, además de otras muchas cosas, la primera del país en llegar a semifinales en París. Con un juego muy consistente y un revés poderoso, la china dejó sin argumentos a Azarenka, que solo se limitaba a defenderse y buscaba, sin mucho éxito, pasar al ataque en el momento oportuno. Li ha mejorado mucho y ya no comete muchos errores, por lo que es temible, ya que se defiende muy bien y también es capaz de atacar la bola en la primera oportunidad que tiene. Ya fue finalista en el Open de Australia y a sus 29 años sabe que no se le volverán a repetir muchas oportunidades como la de este Roland Garros.
El encuentro será de gran tensión, con fuertes peloteos desde el fondo de la pista y con ambas tenistas intentando llevar la iniciativa de cada punto. Sharapova aumentará la presión con sus golpes ante Lí según vaya pasando el partido, además subirá el tono de sus chillidos para desconcentrar a su rival. Li lo intentará evitar y buscará sacar de su zona cómoda de golpeo a la rusa gracias a su gran revés cruzado. El partido será más propio de pista rápida que de tierra y en él se verán muy pocos golpes cortados y dejadas. Quien mejor controle los nervios y aguante la presión tendrá más oportunidades de colarse en la final del sábado.
Hasta hoy, las dos jugadoras se han enfrentado en siete ocasiones, con cinco victorias para la rusa por dos de la china, aunque los dos últimos duelos se han decantado a favor de Li. Cabe destacar que ya jugaron en París en 2008, en octavos, y la victoria fue para Sharapova por 6-4, 0-6 y 6-4.

Comentarios recientes