Es más fiable la marca en tierra o el Ojo de Halcón

Melzer sacó una foto con su móvil a la marca para demostrar que era buena

Pese a que en un principio muchos tenistas estaban en contra de usar las nuevas tecnologías en el tenis, lo cierto es que el Ojo de Halcón se ha convertido una herramienta indispensable en los grandes torneos, incluso la ITF ha obligado a que los países que sean locales en Copa Davis o Copa Federación lo instalen, siempre que la eliminatoria no sea en tierra batida.

Hasta el día de hoy, no había problema en saber si una bola era mala o no tierra, ya que deja la marca, pero fue en el reciente torneo de Madrid cuando el octavo jugador mundial, el austriaco Jurgen Melzer, solicitó al juez de silla que bajara a ver la marca dejada por su servicio. Tanto el árbitro como su rival, el español Daniel Gimeno Traver, la señalaron fuera pero Melzer no estaba de acuerdo, por eso al término del partido decidió sacar su móvil, hacer una foto a la marca y enseñársela al supervisor del torneo.

Con la actitud de Melzer se puede entender que algunos tenistas confían más en la tecnología que en la propia visión humana. Ya que si el bote se marca en la arena, el juez árbitro lo ve si ha dado o no línea.

El Ojo de Halcón no es que sea fiable 100 por 100, ya que en el partido entre Almagro y Montañés, una bola buena del murciano la puso fuera por bastante. El juez de silla señaló que la bola había sido buena y le avisaron que ellos tenían esa marca registrada, con lo que se ve claramente que es un sistema que puede fallar. También pasó lo mismo en un partido de competición femenina, que una bola que se fue por poco la marco un metro fuera.

Es un sistema muy bien acogido y que sirve para las pistas rápidas, ya que se puede reclamar una decisión fallida del juez, pero en tierra, por mucho que se empeñe Melzer, es mucho más fiable ir a ver el bote de la bola. Ahí si que no hay fallos de interpretación.

Ahora habrá que esperar a que opina el resto de tenistas, de momento y con su actitud, Melzer parece que lo tiene claro y prefiere usar las nuevas tecnologías en todas las decisiones.

Lo que empezó con el rechazo de algunos torneos y jugadores, se ha convertido, hoy en día, en pieza clave de los mismos, dejando grandes anécdotas en el recuero. Una de ellas es la que protagonizó el estadounidense Andy Roddick. El de Nebraska fue el primero que solicitó el Ojo de Halcón para pedir un saque que había sido dado por bueno como malo.Gracias a la tecnología, Roddick acertó y el saque fue malo, así salvo el punto, ya que el otro jugador había metido un resto ganador.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes