Los problemas de Jeremy Chardy

Podría tener que dejar su carrera tenística

Jeremy Chardy no levanta cabeza. A pesar de tener tan solo 24 años el jugador no ha conseguido dar un paso adelante en su carrera como tenista. Lejos queda ya esa victoria en Stuttgart 2009 y su aparición estelar en el circuito derrotando a David Nalbandian en Roland Garros 2008.

Chardy es un tenista con buenas cualidades y con algún que otro defecto. Cuando juega bien es un rival difícil para la mayoría de jugadores del circuito, sobre todo en tierra batida, su mejor superficie. Chardy tiene un buen saque y es un tenista ofensivo, con capacidad para soltar golpes ganadores.

Sus lagunas tal vez sean en lo que conciernen a la mentalidad, ya que, en ocasiones, no es capaz de tener la paciencia necesaria para ganar los puntos o se bloquea en momentos importantes de los partidos.

Pero son cosas que se pueden trabajar y pulir. Y Chardy aún tiene mucho camino por delante para poder mejorar y conseguir importantes triunfos en el tenis. Para dar ese salto Chardy decidió a comienzos de año cambiar de entrenador. Despidió al que le había acompañado desde su juventud, Frederic Fontang, y contrató a Patrick Mouratoglou.

En lo que llevamos de 2011, Chardy ha participado en 8 torneos ATP (sin contar la Davis) y sus resultados no pueden ser más desastrosos, con un balance de 8 derrotas y 1 única victoria. El francés ya no ha podido aguantar más y ha dado la explicación a lo que le ocurre. Y es algo grave, muy grave, que incluso podría acabar con su carrera.

La ruptura con Fontang ha desquiciado al jugador francés, ya que el exentrenador le acosa y le ha puesto una demanda judicial por incumplimiento de contrato.

Chardy ha declarado que dese que rompió con él y empezaron las acusaciones y desprecios de Fontang, vive agobiado yen un estado de ansiedad y pánico constante. El tenista se siente traicionado y que el veterano entrenado ha abusado de su buena fe y confianza.

A los 18 años Chardy firmó el contrato con el que se unía a Fontang. En ese momento los padres de Chardy quisieron investigar y modificar el contrato que Fontang dio al jugador, pero el entrenador dijo que si lo hacían él no entrenaría a Chardy, por lo que finalmente se firmó.

A día de hoy, Fontang exige una alta suma de dinero a Chardy por incumplimiento de ese abusivo contrato que firmó el jugador cuando era joven. Tal es la cantidad que le pide que si la pagase no podría seguir contando con su nuevo equipo y puede que se viera a dejar la carrera como tenista por aspectos económicos.

Aparte del tema del dinero, a Chardy lo que más le duele es la actitud del que fue su entrenador tanto tiempo, al que consideraba un segundo padre. Jeremy siente que una de las personas en la que más confianza tenía, ahora es su enemigo, y eso no le deja dormir tranquilo por las noches.

Para un tenista el aspecto mental y psicológico es fundamental, por lo que ahora sí entendemos los malos resultados recientes del tenista francés. Esperamos por el bien del tenis que pronto se solucione esta guerra de la mejor manera para Chardy, y podamos volver a verlo competir en plenitud sobre una pista de tenis.

chardy

Comentarios recientes