La historia de las raquetas de tenis

Desde el siglo XV hasta hoy

En el tenis, igual que ocurre en la mayoría de los ámbitos de la vida, a medida que va pasando el tiempo se van introduciendo ciertas mejoras y van cambiando algunas cosas. Lógicamente, las raquetas también han evolucionado a través de los más de 6 siglos de historia que tiene este deporte.

Vamos a hacer un recorrido a través de la evolución de las raquetas de tenis, durante su historia.

Hasta el siglo XV el deporte del que finalmente ha derivado el tenis se jugaba con la mano. No fue hasta entonces cuando empezaron a utilizarse las raquetas.

En el siglo XVI las raquetas que se utilizaban para el desarrollo del juego eran algo más pequeñas de las que se utilizan ahora y el cordaje era diagonal en lugar del actual que es vertical y horizontal.

A partir del siglo XVII las raquetas van aumentando su tamaño para llegar a ser mucho más parecidas que las que conocemos actualmente. Estas primeras raquetas no diferenciaban el mango.

En el siglo XIX se produjo la primera evolución destacada en las raquetas de tenis. El mango se diferenció, el cordaje ya era vertical y horizontal y dejaron de fabricarse las raquetas en una sola pieza. No obstante, hasta el tercer cuarto del siglo XIX se jugaba principalmente al Real Tennis o Jeu de Paume (deporte del que deriva el tenis que se jugaba en pista cubierta) y por ese motivo las raquetas estaban ligeramente inclinadas a un lado.

raqueta

Durante estos años de finales del siglo XIX y principios del XX se empezaron a utilizar ciertos materiales como la caoba, nogal, fresno acebo o roble para la elaboración de las raquetas. Con esto se buscaba aligerar de alguna forma el peso de las mismas. Para el grip se buscaba un mejor agarre y por ese motivo se utilizaba madera de arce, cedro, abedul y tilo.

A medida que va pasando el tiempo se van introduciendo ciertas mejoras en las raquetas. A partir de 1930 empieza a introducirse un clavo de forma transversal en el cuello de la raqueta. El objetivo era encontrar solidez en la misma. En esa misma época empiezan a surgir las primeras raquetas metálicas. Poco después aparecen las raqueta con el corazón abierto.

En 1938 Dunlop lanza los primeros prototipos de la raqueta Maxply, una raqueta que se fabricaba con capas de madera. Este modelo estuvo en las pistas hasta la década de los 80.

Durante los años 40 el tenis ya está en auge y las marcas empiezan a fabricar las raquetas de forma industrial, casi su totalidad con láminas de madera. Entonces empiezan a despuntar algunas marcas como Slazenger, Dunlop, Spalding y Wilson.

Wilson T-2000

Hasta 1965 las raquetas eran de madera. Ese año, Rene Lacoste creó una raqueta metálica, patente que compró Wilson y que poco después haría famosa Connors como la Wilson T-2000. En este punto de la historia las empresas buscan la innovación y prueban diversas cosas. En 1977 Ilie Nastase cortó la racha de Guillermo Vilas de 53 partidos consecutivos ganados en tierra batida. Lo consiguió empuñando una raqueta con doble cordaje que potenciaba los efectos. Finalmente esa raqueta fue prohibida.

Ya en los 80 las raquetas de madera empiezan a desaparecer y se usa fibra de carbono, grafito, kevlar o cerámica entre otros productos. Además, empiezan a surgir tamaños de raquetas para adultos, para niños, con la cabeza más grande, etcétera.

Rafa Nadal y Manolo Santana

Actualmente los fabricantes buscan aligerar las raquetas y mejorar la potencia y el control. La evolución en el deporte es algo que siempre ha existido y seguirá existiendo. Dentro de 100 años estas raquetas que conocemos ahora serán casi de la época del pleistoceno.

Comentarios recientes