La debacle del tenis argentino

Ya no queda ninguno en Montecarlo

Sin siquiera terminar la segunda ronda del Masters de Montecarlo el tenis argentino ya se ha quedado sin representación. El último tenista en caer ha sido el que menos opciones parecía que tenía de llegar lejos, Máximo González, el nº93 del ranking ATP.

Los tenistas argentinos, al igual que los del resto de Sudamérica, España e Italia, suelen estar más habituados a jugar sobre tierra batida. Así, la parte de la temporada en la que nos encontramos, con la disputa de los 3 Masters de arcilla y Roland Garros en el horizonte, suele ser la que más esperan los argentinos.

Un jugador especialista de tierra batida organiza su calendario y preparación para que sea en estas fechas cuando alcance un pico de forma, ya que es durante abril y mayo es cuando pueden conseguir mayor número de puntos, premios, etc. Por esto mismo resulta preocupante que en el primer gran torneo de la gira europea de tierra batida no haya ya argentinos en el torneo.

David Nalbandian aún está convaleciente de la doble operación a la que se sometió hace algunas semanas, por lo que su ausencia en Montecarlo está justificada.

Juan Martín Del Potro decidió no forzar tras su reaparición y eligió no jugar Montecarlo y esperarse a Estoril para debutar sobre tierra. Del Potro se encuentra mucho mejor de su muñeca pero acabó bastante cansado de los torneos sobre pista dura. La inactividad a la que se vio sometido por culpa de la operación le provocó un bajón físico que aún tiene que recuperar. Al igual que con Nalbandian la ausencia de Delpo también está justificada.

El problema viene con los jugadores argentinos que sí han venido a Montecarlo. Estamos hablando de Juan Mónaco, Juan Ignacio Chela, Máximo González y Federico Del Bonis. Los dos primeros son top 50 y Máximo top 100. La superficie preferida de todos ellos es la tierra batida.

monaco

Del Bonis ni siquiera fue capaz de superar la fase de clasificación. Chela perdió en primera ronda contra el belga Olivier Rochus y Juan Mónaco, la gran esperanza del tenis argentino ante la ausencia de Nalbandian y Del Potro, perdió en su primer partido ante Tsonga. En ese partido Mónaco era el favorito, pues Tsonga en tierra batida no se desenvuelve nada bien.

El honor argentino lo salvó Máximo González, que pasó la primera ronda. Ahora bien, en la segunda se ha ido para casa, aunque justo es reconocerlo, haciendo un buen papel ante Almagro.

Hay otra serie de jugadores argentinos que no se apuntaron a jugar en Montecarlo, ni siquiera a la fase de clasificación. Es el caso de Carlos Berlocq, que simplemente se apuntó como suplente por si se daban de baja muchos tenistas, pero no llegó al corte.

Edu Schwank estaba apuntado a la fase previa, pero una lesión abdominal que va a tenerlo 3 semanas de baja le impidió cumplir con su calendario.

La pregunta es: ¿qué están haciendo tan importante tenistas como Horacio Zeballos, Brian Dabul, Leonardo Mayer, Diego Junqueira o el mismo Chucho Acasuso para no venir a Europa a jugar? La mayoría de argentinos se encuentran esta semana jugando el challenger de Blumenau, en Brasil.

Estando celebrándose el challenger de Roma también en estos días, sería mucho más lógico que estuvieran ya aquí, y no hablemos del asunto de haber jugado la previa en Montecarlo, todo un Masters.

La semana próxima se juega el Godó, y después Munich, Estoril y Belgrado, todos torneos europeos de tierra batida que sirven de preparación para los Masters de Madrid y Roma. Es en esos torneos donde un tenista especialista puede conseguir más puntos y dinero que en simples challengers.

El tenis argentino está en una total decadencia, y sus jugadores no parece que tengan mayor interés por lograr grandes cosas en este deporte. La impresión es que se conforman con lo poco que han conseguido, no tienen hambre de victorias.

Lo peor es que los tenistas jóvenes que vienen por detrás, no tienen un buen ejemplo en sus mayores. Con Nalbandian lesionado, solo Del Potro parece asomar la cabeza entre la mediocridad. No pinta bien el futuro para Argentina.

chela

Comentarios recientes