Raonic también cumple sobre tierra batida

Sigue adelante en Montecarlo

El canadiense Milos Raonic ha sido una de las sensaciones de la primera mitad de año. A sus 20 años demostró al mundo del tenis que está listo para competir con los mejores gracias a sus enormes virtudes.

El joven venció en el torneo de San José y llegó a la final de Memphis, dando muestras de una fortaleza mental digna de los mejores. La mejor arma de Raonic es su saque, el cual ejecuta a la perfección consiguiendo un buen número de aces y puntos de saque en cada partido.

Su gran altura hace que pueda tener un saque al que ya temen todos los tenistas del circuito, pero la duda se cernía sobre él en cuanto a qué podía ser capaz de conseguir sobre tierra batida. Cuando se juega en pistas lentas, como las de tierra, el servicio deja de ser tan determinante, pues al ir la bola mucho más lenta, es más fácil leer hacia dónde va a ir el saque y devolverla.

"Apenas ha jugado dos torneos en tierra batida en su etapa de júnior y su rendimiento sobre esta superficie es toda una incógnita” comentaba Galo Blanco, su entrenador.

Pero el trabajo que ha completado trabajando juntos parece haber dado sus frutos. Galo Blanco es un extenista español que en su época de jugador era especialista de tierra batida, y a buen seguro que ha sabido aconsejar y moldear el juego de Raonic.

Un tenista tan alto como Raonic, al igual que le ocurre a otros tenistas de gran altura del circuito como Isner o Karlovic, debería sufrir sobre tierra batida. La movilidad de un tenista muy alto es menor que la de otro de menor estatura, y jugando sobre arcilla es imprescindible un buen juego de pies, así como rapidez para poder mantener la bola en juego y golpear en carrera.

Raonic, pese a lo que pudiera parecer, tiene una movilidad excelente. Es un tenista muy ágil y que en cualquier superficie suele llegar cómodo a la bola, por lo que puede dictar su juego.

El Masters de Montecarlo es el primer gran torneo de tierra batida que Raonic afronta como un jugador consagrado. Y en sus dos primeros partidos ha resuelto todas las dudas sobre su incapacidad de jugar sobre tierra batida.

En su primer partido eliminó al francés Llodra por un marcador de 6-3 0-6 6-0. En segunda ronda su rival fue el letón Gulbis, que cayó también ante el canadiense por 6-4 7-5. Raonic se ha movido en esos dos partidos en unos porcentajes del 61 y 66 % de primeros saques.

En la próxima ronda le espera un durísimo rival ante el que tendrá muy complicada la victoria. Ante Raonic estará David Ferrer, uno de los mejores restadores del circuito y un auténtico especialista de la tierra batida. Ferrer lleva un gran año 2011 y en la actualidad ocupa el puesto nº6 del ranking ATP.

Si Raonic pierde ese partido no ocurrirá nada. Habrá pasado 2 rondas en un Masters sobre tierra y habrá perdido ante un jugador superior a él en la superficie. Pero en cambio, si Raonic consiguiese la victoria, supondría para el jugador entrar en la élite del tenis actual, demostrando que puede jugar bien en cualquier superficie a pesar de su corta edad y sus características.

Con la proximidad de los Masters de Madrid y Roma, así como Roland Garros, Raonic tiene ante sí un partido donde tiene mucho que ganar y nada que perder. Saliendo a la pista sin presión, el canadiense podrá desarrollar su mejor juego, ya veremos cómo transcurre ese partido...

raonic

Comentarios recientes