A Federer no le gusta Roma

Nunca ganó este torneo

Roger Federer
Roger Federer

Pocos torneos hay que se le hayan resistido al considerado por la mayoría de analistas como el mejor tenista de la historia. Roger Federer ha ganado los 4 Grand Slam: Open de Australia, Roland Garros, Wimbledon y Open USA. También ha ganado la Copa de Maestros en varias ocasiones. De entre los Masters Series tan solo Montecarlo, París y Roma se le resisten.

Que Roger no haya ganado Montecarlo tiene toda la lógica, ya que le ha tocado compartir época con el mejor jugador de tierra batida de la historia, Rafa Nadal. Y si hay un torneo donde Nadal se encuentra cómodo, ese es Montecarlo. Al estar a nivel del mar las condiciones son perfectas para el de Manacor, que se ha convertido en intocable cuando juega allí. Así, es el jugador que más victorias ha conseguido en la historia, con 6 triunfos. Justo el doble que los siguientes jugadores en la lista de ganadores, un trío de "desconocidos": Borg, Nastase y Muster.

Que Federer no haya ganado el Masters de París también tiene sentido. El torneo francés es el último importante de la temporada de torneos ATP, y muchos jugadores están pensando ya en las vacaciones o en conseguir los puntos necesarios para poder disputar la Masters Cup. Federer a esas alturas de año ya ha cumplido más que de sobra con su planificación, ya que desde hace varios años, el suizo busca alcanzar picos de forma coincidiendo con los Grand Slams. A Nadal le ocurre algo similar, y por eso no ha conseguido tampoco ganar el Masters parisino.

Lo que escapa al entendimiento popular es el motivo por el que Federer odia el Masters de Roma. Desde el año 2000, Roger ha participado en 10 ediciones, solo faltando a la de 2005. En ellas ha ido acumulando derrotas ante tenistas que, casi con total seguridad, no habría perdido en otros torneos.

Para valorar sus primeras actuaciones en Roma es necesario situarse adecuadamente. Federer alcanzó el top 10 de la ATP por primera vez en mayo de 2002 y el nº1 en febrero de 2004.

2 semanas antes de acceder al top 10, Federer participó en el Masters de Roma. Su primer rival parecía más que asequible, el italiano Andrea Gaudenzi, nº58 del mundo. El resultado hablaba por sí solo 6-4 6-4 para el italiano.

federer roma

En 2003 Federer pareció acudir a Roma con ganas de revancha por esa inesperada derrota del año anterior. Su buen juego y un cuadro más que asequible, en el que solo Ferrero era un rival fuerte, le permitieron llegar a la final. En ella se encontró con el nº47 del mundo, Felix Mantilla, que contra todo pronóstico le derrotó dejando a Federer sin el título en Roma.

En la edición de 2004 Federer ya presumía de ser el nº1 (lo sería de manera consecutiva hasta agosto de 2008). Había ganado el Open de Australia e Indian Wells, por lo que todo parecía indicar que Federer conseguiría ganar en Roma. Nada más lejos de la realidad, ya que en segunda ronda Albert Costa acababa con el suizo. El español era el nº39 del mundo en ese momento.

2006 sería el año en el que más cerca lo tuvo, pero por primera y única vez aquí en Roma, se topó con Rafa Nadal en la final. Tras un espectacular partido a 5 sets el español se llevó la victoria, aumentando aún más la maldición de Federer en la ciudad romana. Esta es la única derrota que tendría justificación en el historial del astro suizo.

En los años posteriores a ese partido se dieron algunos de los resultados más sorprendentes y se empezaba a apreciar que Federer le había cogido cierta manía a este torneo. 2007 fue el año en el que Roger regaló al pueblo italiano una alegría en forma de derrota en segunda ronda contra el Pippo Volandri. El marcador fue contundente 6-2 6-4.

volandri

El agraciado en 2008 para eliminar a Federer contra pronóstico fue el jugador checo Radek Stepanek. Federer era aún nº1 mundial, pero cayó en su 3er partido por un doble 7-6. A día de hoy el historial de enfrentamientos con Stepanek es de 12 victorias por 2 derrotas.

Tras esos 2 vergonzosos años (para quien era Federer por esos entonces), llegó una actuación medio decente en 2009. En ella alcanzó las semifinales, pero un joven Novak Djokovic le quitó la posibilidad de luchar por el título.

En 2010 Roger volvía a las andadas y hacía recordar las peores actuaciones de su carrera. En esta ocasión el jugador que el sorteo le deparó para jugar en primera ronda fue Ernests Gulbis. El letón fue el jugador que ganó el partido.

Las condiciones de juego en Roma son bastante rápidas, nada que ver con Montecarlo. Además es considerado por muchas personas vinculadas al mundo del tenis como el mejor torneo de tierra batida, solo por detrás de Roland Garros.

Roma está muy bien situada, bastante cerca de Basilea, localidad natal de Federer, por lo que el suizo no debería de encontrarse a disgusto en la capital italiana. No hay motivos conocidos por los que Federer juegue mal en Roma, pero los hechos y los números son los que son, incontestables.

A partir del 8 de mayo Federer afrontará su undécima participación en Roma, aunque viendo el juego de Roger durante la primera parte de la temporada, no parece muy probable que sea esta la que rompa su maldición particular. Aunque tratándose del mejor jugador de la historia, todo es posible, incluso que gane su torneo más odiado.

federer

Comentarios recientes