Murray sin prisa por buscar entrenador

Por ahora se apoyará en Adidas

Andy Murray
Andy Murray

A pesar de los catastróficos resultados recientes y que empieza la parte de la temporada que menos le gusta al jugador escocés, Murray ha declarado que no tiene ninguna prisa por ponerse a las órdenes de un entrenador.

El nombre que más ha sonado y que más revuelo ha montado fue el del checo Ivan Lendl, un jugador histórico que parecía el nombre ideal para entrenar al díscolo Andy. Las aptitudes de Lendl sobre la pista son justamente las que le faltan a Murray, por lo que en el panorama tenístico se veía como una gran oportunidad para los 2 de trabajar juntos y conseguir hacer mejor jugador al tenista.

Pero no solo Lendl se ha ofrecido para ocupar ese puesto, sino que hasta 7 o más entrenadores han contactado con Andy para hablar sobre este asunto. Murray ya ha declarado que no le resulta una situación agradable, ya que no le gustaría decirle que no a nadie. Pero lo que tiene claro es que cuando de el paso, se pondrá a las órdenes de una sola persona. Quedaron atrás, por tanto, los entrenamientos compartidos como en los tiempos de Maclagan y Corretja, por ejemplo.

Murray sabe que es una decisión muy importante la que debe tomar, y no quiere precipitarse. Debe evaluar cada una de las opciones, analizar qué es exactamente lo que necesita y quién se lo puede hacer llegar de la mejor manera. Hasta entonces, Murray seguirá sin contratar un entrenador.

Mientras tanto, el jugador se apoya en su patrocinador principal, Adidas, que ofrece un programa de entrenamiento a sus estrellas. El Adidas Player Development Programme cuenta con entrenadores de prestigio como Sven Groeneveld, que hace algún tiempo estuvo trabajando con Roger Federer. Otro nombre con gran reconocimiento en el mundo del tenis es Darren Cahill, que tuvo a su mando a jugadores como Andre Agassi o el australiano Lleyton Hewitt.

Pero el propio Murray es consciente de que esta situación no puede prolongarse en exceso. El equipo de Adidas le puede ayudar en momentos puntuales para prepararse físicamente o un torneo específico, pero no es una medida válida para evolucionar en el largo plazo.

El tenista escocés tiene en la actualidad 23 años, y quiere ser más dueño de las decisiones que se tomen en torno a él. Ya ha declarado que va a estar más encima de las situaciones en las que se decidan determinadas cosas al respecto de él como tenista. A raíz de estos comentarios también se ha apresurado a comentar que si el entrenador que venga tiene que gritarle para que se de cuenta de las cosas, él lo aceptará sin reparos.

Al menos esas últimas declaraciones parecen indicar que Andy va por el buen camino y acatará las órdenes de su técnico. Justo eso es lo que necesita Murray, alguien a quien admirar y respetar que le sepa guiar para reconducir su tenis.

murray

LA APUESTA del día

Comentarios recientes