El no tan nuevo héroe americano

Fish, ya es el nº1 de EE.UU.

El tenis estadounidense no pasa por su mejor momento y está sediento de nuevos héroes, de nuevas historias sobre cómo a todos se nos puede hacer realidad, antes o después, el gran sueño americano. Mardy Fish ha sido, gracias a su excelente actuación en Miami, el protagonista perfecto para una nueva historia de superación, barras y estrellas. Tras ganar a David Ferrer en los cuartos del Sonny Ericsson Open, Fish se convierte en el nuevo número uno del tenis masculino en los EE.UU. y desbanca a un Andy Roddick que además se cae del top 10 de la clasificación ATP.

El resurgir del tenista nacido en Minnesota comenzó ya el año pasado con victorias en Newport y Atlanta, semifinales en Cincinnati y Queen's, y ganando a jugadores como Murray o su amigo Roddick en un par de ocasiones. Hasta entonces Mardy Fish había sido un jugador de los que aparece y desparece del top 20, de los que de vez en cuando te preguntas "¿todavía anda por ahí?". Un jugador con méritos como ganar una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 pero con defectos como dejar escapar el oro tras ir dos sets arriba en la final.

Un problema que ha afectado a Fish durante su carrera ha sido, quizás, la falta de compromiso y, definitivamente, las lesiones que le han afectado desde el 2005. Ese año sufrió dos operaciones de muñeca y cayó al 341 de la ATP, y en 2009 se tuvo que someter a una grave lesión de rodilla, que parece ser la que ha despertado al ave fénix...

Mardy Fish

Mientras se recuperaba de esta lesión, Fish se propuso no sólo no perder la forma sino mejorarla. El problema del americano no era que no tuviera talento para pegar bien a la bola y con fuerza, sino que le costaba llegar a ella. Así que, tras perder unos 14 kilos, el americano está dejando de ser sólo un excelente sacador para convertirse en un jugador mucho más completo, capaz de llegar sin problema a la red y de aguantar bien partidos o torneos largos en los que su físico se pueda resentir.

Además, tal y como el mismo Fish reconocía esta semana en declaraciones para el Sony Ericsson Open, el hecho de jugar en casa es también una de las claves de su éxito. De hecho este año, pese a que cayó en segunda ronda en Brisbane y en el Abierto de Australia, ha logrado llegar a semifinales en Florida, Memphis e Miami. En la misma entrevista reconocía también que todos sus éxitos han venido en la pista rápida; la tierra batida a partir de la semana que viene será una prueba de fuego para Fish, menos mal que por lo menos juega en Houston.

Miami ha convertido al renovado Mardy Fish en una nueva sensación para los medios estadounidenses; sus victorias sobre Benneteau, Del Potro o Ferrer, y el hecho de haber sido proclamado el mejor tenista americano del momento, le avalan. Sin embargo, en Diciembre de este año Mardy Fish cumple 30 años, uno más que Roddick, así que habrá que ver cuánto dura este nuevo héroe americano.

Comentarios recientes