El declive de Davydenko

No levanta cabeza desde la lesión

Hace un año aproximadamente, Davydenko anunciaba que tenía rota la muñeca izquierda, y que debía retirarse del torneo de Indian Wells que estaba disputando. Algunas semanas antes, en el ATP de Dubai, ya tuvo que abandonar durante el partido que le enfrentaba a Michael Berrer con fuertes molestias, pero no fue hasta el torneo californiano que se detectó el verdadero problema que le ocurría.

El jugador ruso venía de mostrarse a finales de 2.009 como un tenista a un nivel impresionante. En la recta final de esa temporada ganó el torneo de Kuala Lumpur y el de Shangai, derrotando a Djokovic y Nadal. Pero más importante aún fue su victoria en la Copa Masters, donde venció a Nadal, Soderling, Federer y Del Potro de forma consecutiva. Más allá de las victorias, lo que más destacó fue el juego de Nikolay, ya que pasó por encima de sus rivales, que, recordemos, eran los mejores del mundo.

2.010 lo comenzó de manera excelente, ganando el torneo de Doha, por lo que se mantenía en la buena forma que le había llevado a ganar en Londres. Pero llegó el problema en Dubai, y le obligó a perderse toda la gira de tierra batida. Reapareció en el torneo de Halle, lo cuál, conociendo la animadversión de Davydenko por la hierba, no pareció muy buena idea.

A Davydenko se le notaba la inactividad, se mostraba muy fallón, con poca movilidad, y no fue hasta Cincinnati que pudo ganar más de 1 partido seguido. Pero fue un espejismo, pues cayó en 3ª ronda, y en el resto de torneos de 2.010 no fue capaz de pasar de cuartos de final en ninguno de ellos. Entre las derrotas que sufrió, hubo algunas totalmente inesperadas, dada la diferencia de nivel que había entre Davy y tenistas como Zverev, Cuevas, Chela o Chardy.

Lo mejor que podía pasar para Davydenko era que terminase el año, y poder planificar adecuadamente su nueva temporada, así como ponerse en forma. Parecía que se había trabajado bien durante el invierno, ya que en el 1er torneo de 2.011, en Doha, consiguió llegar a la final, habiendo derrotado a Nadal en semifinales, y siendo Federer el vencedor.

Pero nada más lejos de la realidad. A ese buen torneo le siguieron 3 eliminaciones consecutivas en primeras rondas: Florian Mayer le ganó en el Aus Open, Llodra en Rotterdam y Simon en Marsella. En los 2 torneos siguientes, Dubai e Indian Wells, solo pudo ganar 1 partido en cada uno, y en el Masters de Miami que se viene disputando estos días, de nuevo eliminación en primera ronda ante Kevin Anderson. Y por 6-4 6-3, sin paliativos.

Los periodistas, preocupados, le preguntan a Davydenko tras cada derrota si es que se resiente de la muñeca, pero ese no es el problema. Tras su eliminación del Open de Australia el ruso se mostró muy sincero respondiendo a las preguntas: "Trato de cambiar, de luchar, pero ya no soy un jovencito, no como para correr y pegar en cada punto. Ahora, a disfrutar, no todo en la vida es pegarle a la pelota."

El de Severodonezk cumplirá el próximo 2 de junio 30 años, y su ranking ha caído hasta el nº42. A día de hoy, Davydenko no está en condiciones de jugar al nivel que mostró a finales de 2.009, pero el ruso siempre ha demostrado que es un tenista de una calidad infinita. Su problema, probablemente, venga en el apartado físico, pues él siempre se ha movido muy bien sobre la pista, y puede acusarlo.

También influye, indudablemente, el aspecto mental. El ruso no tiene ninguna confianza en sí mismo, y mientras siga así, seguirá fallando golpes y más golpes. Ahora bien, si su equipo técnico es capaz de hacerle volver a creer en sí mismo y le devuelven las ganas de jugar al tenis al máximo nivel, cuidado con Davydenko. Cuando el ruso juega a tope, muy pocos tenistas pueden pararle. El Davydenko-robot ha sido capaz de dar auténticas lecciones de tenis a los más grandes tenistas del circuito.

Por el bien de todos los aficionados, esperemos que pronto Davydenko vuelva a luchar con los mejores. Será un espectáculo verlo competir, como siempre.

Comentarios recientes