Clijsters y el miedo nuclear

No jugará en Japón ni China

Kim Clijsters
Kim Clijsters

Kim Clijsters es madre desde 2008, fecha en la que se casó con su marido y tuvo a su hija Jada. Esos acontecimientos en su vida coincidieron con los casi 2 años que estuvo retirada del tenis profesional (mayo 2007 - mayo 2009). Diversos problemas físicos le obligaron a tomar esa decisión, cuando era una de las grandes jugadoras del momento.

A su vuelta, Clijsters se ha mostrado como una tenista mucho más madura. A sus 27 años, casada y con una hija, ella tiene mucho ganada respecto a las jóvenes tenistas del circuito, que en ocasiones están más centradas en aparecer en revistas y programas de televisión que en el propio circuito WTA. Como muestra de esto los 2 títulos Grand Slam conseguidos por la belga tras su vuelta a competición (US Open 2009 y 2010).

En estos momentos para Clijsters hay prioridades y prioridades, y su hija, por supuesto, es la mayor. La semana pasada en el torneo de Indian Wells se retiró por una supuesta lesión, y unas declaraciones suyas en las que comentaba que fue al torneo únicamente porque era obligatorio, han puesto en evidencia que para Kim hay cosas más importantes que el tenis.

Esos comentarios hablaban de que prefería jugar cerca de su casa para que su hija no se viera alterada en la escuela con tanto viaje y cambios, ya que Jada viaja con ella en todo momento.

Ahora Clijsters se ha desmarcado con un anuncio oficial de que no participará en los torneos de Japón y China, debido al riesgo nuclear que hay a día de hoy en esos países. El tema tendría su sentido si los torneos se fueran a disputar próximamente, pero el Torneo de Tokio se disputa en septiembre, y el de Pekín en octubre.

Clijsters ha hecho mucho hincapié en que lo más importante son las personas de allí, ayudarlas en lo que se pueda y confiar en que la situación se vaya normalizando con los menores problemas posibles. Pero sus declaraciones no ayudan.

De acuerdo con que hoy mismo no sería de recibo ir a disputar un torneo allí, ¿pero en septiembre? No se sabe aún el alcance del problema nuclear que está sufriendo Japón, las informaciones son confusas y es pronto para evaluar con certeza el asunto.

Más bien parece una excusa de Kim para, aprovechando la circunstancia, no hacer un viaje tan largo que podría suponer a su hija demasiadas clases perdidas e inconvenientes.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes