Andrea Collarini, el estadounidense argentino

Tiene un gran futuro

Andrea Collarini
Andrea Collarini

El 31 de enero de 1.992 nacía Andrea Collarini en Nueva York. A los 2 años de edad se trasladó juntos a sus padres, argentinos, a Buenos Aires, y allí es donde empezó a jugar al tenis con escasos 4 años. Él y su padre acudían a jugar a las pistas del Club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA) y sus primeros entrenamientos con las miras puestas en ser tenista los llevó a cabo en dicho club, a las órdenes de Adrián Greppi, con solo 10 años.

Cuando Andrea cumplió 14 años pasó a la Academia de Fabián Blengino, entrenador con mucha experiencia que había entrenado, entre otros, a Guillermo Coria y Agustín Calleri. En 2007 Blengino habla con el padre de Andrea y le comenta que el chico está listo para competir en torneos profesionales. Hablan también con Gustavo Luza, que era el Director de la Escuela de Alto Rendimiento de la Asociación Argentina de Tenis, y está de acuerdo con la propuesta. Sus éxitos y evolución en los años anteriores precipitaron la decisión. Aprovechando que se iban a disputar varios torneos Futures en Argentina en esas fechas, Collarini entró a competir en ellos, con tan solo 15 años. En el tercero de ellos ganó su primer partido y sumó de esa manera el primer punto ATP de su carrera.

Collarini era una de las más firmes promesas argentinas. En 2009 el diario Clarín le otorgó el Premio Revelación y la AAT le costeaba las giras y le proporcionaba invitaciones para participar en torneos de mayor nivel que los que correspondían a su edad. Aunque nacido en Nueva York, él se sentía argentino, y, de hecho, se sacó el pasaporte de ese país con 15 años.

Pero durante la disputa del Roland Garros junior en 2009, ocurrió algo que le iba a cambiar la vida. La USTA le ofreció que se trasladase a su centro de entrenamiento en Boca Ratón, donde tendría los gastos pagados de comida, hospedaje, fisioterapeutas, psicólogos, entrenadores, masajistas, giras, etc. En definitiva, le pagarían todo lo que necesitase para que siguiera creciendo como tenista, a cambio, eso sí, de competir como norteamericano.

La respuesta ante una oferta tan interesante fue que sí, por lo que Andrea se trasladó junto a su entrenador Diego Moyano, y desde marzo de 2010 empieza a jugar como estadounidense.

Las críticas en Argentina no se hicieron esperar. Gritos acusándolo de traidor, de desagradecido por los años de esfuerzo y dinero gastado en él por la Asociación Argentina de Tenis, desprecio al país que le crió, y un largo etcétera son las cosas que Andrea ha tenido que leer y escuchar desde entonces. La USTA también recibió su parte, ya que le acusaron de robar jugadores de otros países, así como de utilizar el dinero para conseguir tenistas de calidad que ellos son incapaces de producir.

Otros jugadores en el pasado han seguido el mismo recorrido de Collarini, y de los que están compitiendo en la actualidad en el circuito ATP podemos destacar a Ryan Sweeting, jugador de Bahamas que juega como estadounidense.

En marzo de 2010 Collarini alcanza la final de Roland Garros junior pero pierde ante su amigo Agustín Velotti. A partir de agosto de ese año el tenista empieza a adentrarse en el circuito challenger e incluso participa en la fase previa del US Open, aunque con malos resultados.

Collarini sabe que no es querido en Argentina, y le duele. Él ha declarado que le gustaría jugar la Davis con Argentina, pero es algo para lo que aún queda mucho. Por lo pronto, a partir de septiembre de 2011 podría ser elegido por USA para participar, ya que se habrán cumplido los 3 años mínimos exigibles desde que compitió como argentino. En el duelo de Estados Unidos frente a Colombia de septiembre, Collarini viajó con el equipo para hacer de sparring.

El estilo de juego de Andrea es dominante, le gusta jugar desde el fondo y controlar el punto con su derecha. Es zurdo, tiene un buen saque y un golpeo muy potente, a buen seguro que esas armas las está mejorando en USA con su sistema de entrenamiento. Por su parte, las condiciones para jugar sobre tierra batida las tiene, debido a su aprendizaje en Buenos Aires, por lo que podemos definirlo como un jugador que se adapta bien a todas las superficies.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes