De cómo la bola empezó a botar

La evolución de la pelota de tenis

Pelota de Tenis
Pelota de Tenis

La pelota de tenis ha sufrido varias modificaciones desde los inicios del tenis. Los orígenes de la pelota de tenis se centran en el siglo XIV. En aquel momento el tenis era conocido como el 'Jeu de Paume'. La 'pelota' era una bolsita rellena de pelo que golpeaban con las manos los caballeros y damas de la época. La raqueta se introdujo más adelante. Reinaba Luis X, el cual murió tras jugar un partido a causa de una pulmonía.

Fresco Romano

Varios años más tarde crearon una pelota más resistente para poder darle una mayor velocidad al juego. El relleno de las pelotas era una combinación de masilla y pelo y más tarde también de lana. Otras versiones de la antigüedad hablan de bolas hechas con intestinos de animales o con madera de pino, encontraron estos ejemplos en el siglo XVI.

Dos siglos más tarde se encontraron pelotas hechas de muchas tiras de una fuerte lana. A final del siglo XVIII, ya introducido el césped como nueva pista, se crearon las primeras bolas de caucho vulcanizado. Desde ese momento la pelota ya no dejó de evolucionar hasta finales de los años 60. La pelota del siglo actual son de caucho resistente y el interior de la misma está lleno de aire.

Las primeras pelotas eran de color blanco, con el tiempo las bolas se hicieron de goma y se pasaron del blanco al amarillo porque aumentaban la visibilidad del juego en la televisión (1972). En la actualidad, los únicos colores aceptados por la USTA (United States Tennis Association) y la ITF (International Tennis Federation) son el negro y el amarillo fluorescente, también llamado 'amarillo óptico'.

Existen bolas con presión y sin presión. Las bolas con presión se fabrican con un núcleo interno más ligero que provoca un rebote más vivo. Existen dos tipos de bolas con presión: 'Extra duty' y la 'Regular duty'. Las primeras son normalmente utilizadas en pistas al aire libre, dónde por lo general el juego es más rápido. Las 'extra duty' no son muy recomendadas para jugar en tierra batida. Por su parte, la 'regular duty' es la utilizada normalmente por los tenistas profesionales. Esta variedad de pelota con presión devuelve unos rebotes más fiables y es perfecta para jugar en tierra batida. Las pelotas sin presión se fabrican con una base mucho más gruesa, la cual permite que el rebote dure indefinidamente. A la mayoría de tenistas no les agrada este tipo de bolas.

La pelota, en la actualidad, debe medir (según el reglamento) entre 6,35 y 6,67 cms y no sobrepasar los 58,5 gramos. La ligereza de la bola le permite alcanzar una velocidad de unos 200 km/h, por lo que atravesaría la pista de un lado a otro en 650 milisegundos. En el año 2000 aumentaron la proporción de titanio para evitar que la bola pierda presión y así darle una mayor vida.

Creación de una pelota de tenis:

LA APUESTA del día

Comentarios recientes