No quería ir a Indian Wells

Clijsters se marca nuevas prioridades

Kim Clijsters y su hija Jada
Kim Clijsters y su hija Jada

Kim Clijsters se lo olía. Antes de que comezara el BNP Paribas Open 2011 ya se notaba molestias en el hombro, pero la obligatoriedad de los torneos Premier para jugadoras de su ranking no le dejó más opción que la de competir.

"Si no hubiese sido un evento obligatorio, no hubiera jugado en Indian Wells", comentó la belga, número dos del mundo y principal candidata a llevarse el torneo, tras tener que abandonar en octavos de final por lesión.

La belga se despachó a gusto con las exigencias del calendario WTA. "En mi situación como madre es mejor para mí ser la número 20 del mundo que estar entre las 10 primeras porque es difícil cumplir con los compromisos de la WTA", comentó. Y es que las lesiones y la maternidad han cambiado las prioridades de la tenista, que ya no piensa en la clasificación mundial y en la defensa de los puntos, sino en metas más concretas. "El objetivo en el resto de mi carrera es ganar algún Grand Slam más, la Copa Federación y los Juegos Olímpicos, pero es muy difícil viajar con Jada (su hija) a lugares como estos (en referencia a Indian Wells), prefiero jugar más cerca de casa para que Jada pueda permanecer en la escuela", añadió.

Y es que cuando las prioridades han cambiado es normal que no le pese a Clijsters salir de un torneo como el de Indian Wells o renunciar a Miami, como parece que está a punto de hacer. "Tengo que estar lista para la Fed Cup y para la temporada de tierra batida" y el resto parece ser secundario.

Comentarios recientes