Iconos de la raqueta y la publicidad

Federer y Nadal, de oro gracias a los anuncios

Tenis y publicidad son un matrimonio bien avenido. No suelen tener muchas peleas y ambos sacan beneficios el uno del otro. Las marcas se rodean del prestigio y de la figura de los más grandes de la raqueta, mientras que los primeras espadas del ranking se hacen de oro protagonizando campañas.

No es moco de pavo. Los tenistas son uno de los gremios mejor pagados dentro del mundo del deporte. Y es todo gracias a la publicidad. Con datos del año pasado, el suizo Roger Federer ocupa el lugar como el segundo deportista mejor pagado del mundo. Por delante sólo Tiger Woods, aunque con su caída en desgracia fácil será que este año sea desbancado.

Federer ha ganado en su carrera más de 56 millones de dólares, la mayor parte de ellos en contratos publicitarios. Es la imagen de firmas de ropa deportiva, marcas de productos para el afeitado, productos relacionados con el tenis, compañías aéreas, pero sobre todo de entidades bancarias, que ven en él la línea de honestidad y rectitud que quieren asociar con sus marcas.

El caso de Rafael Nadal es distinto. Su imagen de 'niño buen' también le ha permitido, un escalón por debajo del suizo, forrarse a costa de la publicidad. Fiel a las marcas de automóviles o relojes que apostaron por él cuando aún no era número uno, el mallorquín ha patrocinado casi de todo: desde marcas famosas a la hora del desayuno hasta entidades bancarias, pasando por ser reclamo turístico de las Islas Baleares o de firmas de moda. Seis millones de euros costó sólo la campaña que protagonizó para el departamento de turismo de las islas, por hacerse una idea.

Su cambio físico entre 2008 y 2009, la llegada de la madurez y el número uno le han hecho subir de caché. Amasa ya unas ganancias totales de más de 31 millones de dólares, siendo el tercer tenista de la historia que más ha ganado, por detrás de Pete Sampras. Gran parte de ello, como en el caso de Federer, llega de los contratos de patrocinio y publicidad, que este año han crecido. Desde hace unos meses es la imagen de la línea de ropa interior de una conocida firma italiana, compartiendo cartel con la guapa Megan Fox. Así que, si alguien no conocía a Nadal por dentro, ya puede hacerlo.

Número uno y dos del mundo, son los que se reparten más trozos del pastel, pero no son los únicos que lo prueban. Novak Djokovic, estrella mediática en su país, también se ha hinchado a hacer anuncios. En él la parte divertida es el gancho. En España también hay tarta para todos. Si no, que se lo digan a Fernando Verdasco, protagonista de la campaña de un famoso champú anti caspa.

Estados Unidos es el territorio de Andy Roddick. En el mercado publicitario por excelencia, el tejano es un rey y ha sabido ocupar como nadie el hueco dejado por Sampras y André Agassi. ¿Quién no recuerda aquellas campañas para la firma de ropa deportiva que les vestía cortando una calle en Nueva York o jugando el partido más largo de la historia? De eso se trata, no. De recordar la marca y el anuncio.

Comentarios recientes