Pablo Carreño Busta, a comerse el mundo

La esperanza roja

Pablo Carreño Busta
Pablo Carreño Busta

El asturiano Pablo Carreño Busta es en la actualidad el jugador nº292 del ranking ATP, la mejor posición de su carrera. A sus 19 años, este tenista asturiano comenzó a jugar con el Grupo Covadonga, de su ciudad natal, Gijón. Con 15 años recibió la llamada del Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat, Barcelona, incorporándose a él en septiembre de 2006.

Al término de la temporada pasada, Carreño decidió abandonar la disciplina del CAR y contratar los servicios de un entrenador personal, de manera que pudiera avanzar más en la carrera por el profesionalismo. El elegido fue Francisco Javier Duarte Roca, que ya tuvo en sus manos a tenistas como Alberto Berasategui, Tommy Robredo, Carlos Costa y Álex Corretja.

Pablo es un jugador alto, mide 1.88 y basa su juego en un gran servicio. No es un tenista al que le gusten los peloteos largos y tiene en el revés su golpe menos efectivo, si bien es algo que puede ir mejorando con el tiempo.

En 2010 disputó por primera vez torneos de categoría challenger además de los futures, que es donde se ha formado como tenista. Incluso participó en la fase previa del Conde de Godó, de categoría ATP500 gracias a una invitación de la organización, si bien tuvo mala suerte y se enfrentó a Pablo Cuevas. En este 2011 Pablo Carreño ha comenzado de manera espectacular, consiguiendo ganar el F2 de Mallorca y el F5 de Murcia. Además, en los otros 2 torneos que ha disputado ha sido finalista.

Junto con Javier Martí, Carreño es una de las más firmes promesas del panorama tenístico español. La progresión que se le aprecia junto a sus buenos resultados permiten albergar esperanzas de que, en breve, de el paso a competir en torneos ATP. 

Del 14 al 20 de marzo estará compitiendo en el challenger de Rabat, donde está apuntado en la fase previa, junto a tenistas de calidad como Rui Machado, Jan Hajek o Simon Greul, jugadores que participan en torneos ATP habitualmente. Si bien no se espera que Pablo gane ese título, sí que debe servirle para acostumbrarse a jugar con tenistas de otra categoría y dejar casi definitivamente atrás el paso por los futures para centrarse en torneos más serios.

Vídeo de Pablo Carreño en Roland Garros Junior 2009

Publicidad

Comentarios recientes