Quién fue... Suzanne Lenglen

Dominó en los años veinte

Suzanne Lenglen es el nombre de la segunda pista del complejo de tenis de Roland Garros. Pero ¿quién era la tal Lenglen? Suzanne fue, tal vez, una de las mejores jugadoras de tenis en los comienzos del deporte, en una época en la que no existía el profesionalismo y las mujeres portaban vestidos de cuerpo completo.

Lenglen (1899-1938) dominó la escena tenística femenina entre 1919 y 1926, siete años en los que venció en la mayoría de Grand Slam que disputó. Se convirtió en el primer referente femenino del tenis y fue apodada como "la Divina" por la prensa francesa. Sin embargo, su comienzo en el tenis no se debió a amor por el deporte, sino a una búsqueda de la supervivencia.

Su padre, ante los problemas de salud que padecía, decidió que debía jugar al tenis para intentar superarlos y fortalecerse. Desde 1910, con 11 años, comenzó a practicar el tenis y a entrenarse de forma más preparada. Pero el primer obstáculo no tardó en llegar: la I Guerra Mundial partió su carrera y la paró durante varios años.

Wimbledon fue el primer torneo que disputó tras la finalización de la contienda. En su primera ocasión que jugaba en la hierba londinense, llegó a la final contra la ganadora en siete ocasiones Dorothea Douglass Chambers, a la que consiguió superar en un encuentro considerado posteriormente como un clásico del deporte.

Entre 1919 y 1925, el torneo sobre hierba más importante del mundo fue dominado por la jugadora francesa, con la excepción del año 1924 por problemas de salud. La tenista, así mismo, logró todos los títulos del Campeonato de Francia (hasta 1925, cuando pasó a denominarse Abierto de Francia) entre 1920 y 1926.

Pero Estados Unidos se le resistió. Únicamente viajó al continente americano en 1921, en una ocasión en la que, engañada, fue anunciada como jugadora del Abierto de Estados Unidos. En primera ronda, pues, tuvo que jugar contra la vigente campeona, Bjursted-Mallory, ante la que abandonó. Un año después, consiguió la victoria ante esta jugadora en Wimbledon en 26 minutos.

Pronto pasó el testigo de dominadora del tenis a Helen Wills Moody, la norteamericana que había vencido en dos ocasiones el Abierto de Estados Unidos, aunque cayó contra Lenglen en Cannes. La francesa se retiró en 1927 tras una gira de exhibición contra Mary K. Brone. En junio de 1938 cayó enferma de leucemia, perdió la vista y en julio falleció.

Lenglen no era una tenista tradicional. Con un vestido que dejaba ver sus antebrazos y sus pantorrillas, la jugadora hasta bebía coñac entre los sets. 81 títulos la contemplan, incluso los campeonatos de Wimbledon en singles, dobles y dobles mixtos en el mismo año (1920, 1922 y 1925). La pionera del tenis femenino abrió un camino que ha facilitado la labor a las que vinieron detrás.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes