Super Mario nos deja sin héroe

Los dolores le hacen decír adiós

 

Es conocido, y así será siempre, en el cirtuito de la ATP como 'Super Mario', como el popular héroe fontanero de los videojuegos, pero su nombre real es Mario Ancic.

El tenista de Split, con sólo 26 años (cumplirá 27 el próximo 30 de marzo) se ha visto obligado a retirarse del tenis profesional y activo porque, desde 2007, apenas ha podido rendir al nivel que tuvo para en verano de 2006, llegar a ser el número 7 de la clasificación de la ATP.

Desde entonces, la rodilla y la espalda se han encargado de hacer que 'Super Mario' fuera mermando sus poderes hasta hacer de él un ciudadano civil, y no lo que llegó a ser: una megaestrella del deporte internacional.

"No quiero hablar ahora demasiado de eso, de los motivos de mi decisión y de mi estado emocional. No puedo soportarlo más, he acabado mi carrera. Me veo obligado a dejarlo porque la naturaleza ha decidido que ya es hora, mi espalda no puede soportar el esfuerzo del tenis profesional", comentaba un emocionado Ancic.

Cuando en su primer partido en el torneo de Wimbledon batía a Roger Federer, allá por el 2002, los focos se empezaron a fijar en un Ancic que tenía todo para convertirse en una leyenda. Había sido el primer adolescente en conseguir un triunfo en la imponente Court Central desde Björn Borg.

Dos años más tarde, también en Wimbledon, fue Andy Roddick el que tuvo que detener la meteórica ascensión del ya retirado croata, que se quedó a un partido de la final.

Desde ese punto, hasta que se le diagnosticaron los primeros problemas físicos, fue un torrente de buen juego y carisma. Llegaron en 2005 sus títulos ATP (Hertogenbosh en 2005 y 2006 y San Petersburgo 2006) pero, sobre todo, llegó el momento de convertirse profeta en su tierra.

La Copa Davis de 2005 se llevó Croacia merced, sobre todo, a la buena pareja de dobles que formó 'Super Mario' con Ivan Ljubicic y al punto decisivo que consiguió ante Michal Mertinak, de Eslovaquia, en el quinto partido de la final, convirtiéndose en un héroe arlequinado.

Ahora, más calmado, y desde su residencia en Montecarlo, Mario Ancic se ha prometido que seguirá siendo 'Super Mario'... pero no será en las pistas y en pantalones cortos, sino en los despachos y en las salas de juicios, como abogado.

Suerte, 'Super Mario'!!!

Comentarios recientes