Joven promesa – Alexandr Dolgopolov: El uno de Ucrania

Aunque tiene algunas credenciales de veterano, Alexandr Dolgopolov es una joven promesa del tenis ucraniano. Es verdad, aún no tiene títulos de ATP World Tour en su carrera cuyo estreno fue en el año 2006, pero hoy en día, con 22 años, es la raqueta número uno de Ucrania y además ya defendió a su nación en la Copa Davis. Está en el escalafón 51 y en julio de este año llegó a ocupar el lugar 39. Es derecho, tiene un buen revés a dos manos y ostenta un físico privilegiado. La tierra batida su pista favorita.

Dolgopolov

Aunque tiene algunas credenciales de veterano, Alexandr Dolgopolov es una joven promesa del tenis ucraniano. Es verdad, aún no tiene títulos de ATP World Tour en su carrera cuyo estreno fue en el año 2006, pero hoy en día, con 22 años, es la raqueta número uno de Ucrania y además ya defendió a su nación en la Copa Davis. Está en el escalafón 51 y en julio de este año llegó a ocupar el lugar 39. Es derecho, tiene un buen revés a dos manos y ostenta un físico privilegiado. La tierra batida su pista favorita. "¿Joven promesa?", preguntarán muchos curiosos al leer estas líneas. Sí, Alexandr Dolgopolov tiene 22 años, está en el puesto número 51 del ranking, es el mejor exponente de su país y comenzó su aventura profesional en septiembre de 2006 disputando el BCR Open Romania con derrota en la primera ronda a manos de Christophe Rochus. Y en ese mismo mes, tuvo el privilegio de hacer su estreno en Copa Davis en la serie que Ucrania perdió ante Gran Bretaña como local (2-3). Fue ante el consagrado Andy Murray, un partido demasiado complicado, que pagó con derrota en tres sets por 3-6 4-6 2-6. Pero se trató de una experiencia única e invaluable para su edad.

Dolgopolov

Más allá de las buenas características que rotula la presentación detallada líneas atrás, el ucraniano sigue siendo una joven promesa de su país. Su currículum aún no detalla títulos ATP World Tour, pero sí escribe cinco éxitos en ATP Challenger Tour y otra idéntica suma en la categoría ITF Futures. Todo empezó a muy temprana edad, Dolgo, su sobrenombre, heredó el fervor por el deporte que reinaba en su casa: su mamá, Elena, es una ex-gimnasta que ganó un oro y una medalla de plata en los Campeonatos de Europa. Pero su papá, Oleksandar, es quien tuvo mucho que ver en que Alexandr sea una tenista profesional. Oleksander es un ex jugador ATP y cuando su hijo tenía tres años le enseñó a entrenar insertándolo, lento pero seguro, en el mundillo del tenis. Los progresos comenzaron a vislumbrarse año a año y las etapas se derribaron con singular éxito, algo que auguraba un futuro lleno de galardones. El padre de esta joven promesa entrenó a su hijo hasta el año 2008. Hoy es Jack Reader quien se encarga de guiar a Dolgo por la buena senda. Y los números le comienzan a acompañar desde el hecho que durante esta temporada firmó su mejor ranking en julio (39) y hoy, en el lugar 51, se mantiene como la mejor raqueta de su país. Además, en el Abierto de Francia llegó a la tercera ronda y así estampó su mejor registro en un Grand Slam: primero eliminó al local Arnaud Clement en cinco sets, luego barrió a Fernando González en tres sets (la mayor victoria de su carrera) y sueño se derrumbó ante Nicolás Almagro por 6-3, 6-3, 6-4.

Dolgopolov

Aunque su recorrido por el circuito se mantuvo con cierta irregularidad en Wimbledon siguió haciendo ruido con su potente derecha. En el International de AEGON obtuvo buenas victorias ante Jamie Baker, Lu Yen-Hsun, y James Ward. Luego sucumbió con Michael Llodra por 6-3 y 7-5 en las semifinales. Ese fue un interesante impulso para llegar óptimo a Wimbledon donde derrotó a Marco Chiudinelli por 6-4, 6-3 y 6-3 en la primera ronda. En la segunda, tuvo que enfrentar al difícil Jo-Wilfried Tsonga, y aunque perdió, quizá fue su mejor exposición tenistica. El francés transpiró más de la cuenta y lo terminó derrotando en cinco sets (8-10 la quinta manga)

Dolgopolov

Dolgopolov

En conclusión: ésta fue su primera temporada completa en el circuito ATP World, ganando el Challenger de Meknes. Por eso, insistimos en que aún se trata de un joven promesa que tiene mucho para dar con sus jóvenes 22 de años, el tenista que habla ruso e inglés. Que tiene entre sus aficiones las carreras de coches, en especial al frente de su Subaru STIL. También adora hacer juegos de internet, mientras sueña con ser el número 1 del tenis mundial. ¿Ídolos? No dice tener, pero señala a su padre como la persona más inspiradora de su vida, por ayudarlo a ser el tenista que es hoy en día. Y sí hoy no estuviese con una raqueta en sus manos lo podríamos ver conduciendo autos profesionalmente en el mundo del Rally.

Comentarios recientes