Resultados Torneo Linz 2010: El regreso de Ivanovic

Ivanovic-Linz-2010

Los resultados del torneo de Linz 2010, marcan el regreso a las primeras planas de Ana Ivanovic, quien volvió a alzar un trofeo después de dos años sin cosechar ni un sólo éxito. Habíamos dicho que la serbia estaba en pleno ascenso en el circuito, no sólo en el aspecto tenístico, sino que también mental. Y eso se comprobó en Austria y lo sufrió Patty Schnyder, quien no pudo hacer nada ante la categoría que relució la tenista de 22 años. El torneo de Linz 2010 una vez más fue testigo de la dulce sonrisa de Ana Invanovic. Reluciente y radiante. Con su tenis y con su figura. Otra vez el hermoso paisaje que adorna a Austria encumbró a la tenista serbia, quien desde el año 2008, precisamente en Linz, no obtenía un título profesional de WTA. Después de dos años de sequías y malarias, se trató entonces de un reencuentro con el tenis y también con la oportunidad de traducir en obra material un progreso que se venía dando en lo emocional con la importante mano de su entrenador. Un cambio radical que se necesitaba desde el pasado.

Ivanovic- Linz

El 7 de junio de 2008 Ana Ivanovic se transformaba en la reina de París. La tierra batida parisina era la plataforma de un aluvión que llegaba hasta las nubes después de vencer a Dinara Safina con categoría en la final del Abierto de Francia. La Torre Eiffel, el Arco del Triunfo y todo el mundo parecía estar a sus pies. Así lo pensó ella. O mejor dicho, se lo hicieron creer. Y ese fue su gran error. La serbia estaba llamada a ser una de las grandes jugadoras del circuito, liderando un revelo generacional, tanto para su país como para la WTA. Y pensar en que todo estaba solucionado con el título de Roland Garros y el escalafón número uno asegurado, fue el peor error. Un error nacido en la debilidad anímica. La debilidad que ostentan la mayoría. La estrepitosa caída en su tenis y en su animo se hacía evidente con el paso del tiempo. Todo desde Roland Garros. Y eso lo debió con pagar caro: apenas la edición de Linz 2008 fue el torneo que la serbia obtuvo en ese lapso de tiempo, donde se ganó el odio de muchas compañeras por tener actitudes fuera de lugar. Dignas de impotencia. Un ejemplo es sencillo: festejar errores no forzados de sus rivales con su típico ritual de alzar el puño. Pero ahora, ese personaje parece estar desapareciendo tras una semana espectacular en Linz 2010 se volvió a ver la mejor versión de Ivanovic: voraz y depredadora con su punto fuerte, el servicio y la derecha. Desde ahí comenzó a aniquilar rivales. "Me sentí súper bien, pegándole bien a la pelota", alcanzó a decir la serbia mostrando que la receta es sencilla: olvidarse del mundo exterior y no creerse más que nadie para disfrutar de simplemente pegarle a la bola. [video:http://www.youtube.com/watch?v=PhD8VC9PKXE] La semana de tenis, entonces, fue sólida. En semis se sacó a Roberta Vinci de encima con un triunfo 6-3, 7-5. Antes había seguido por el camino triunfal dejando de lado a Barbora Zahlavova, con polémica incluida pues con el marcador 1-0 Ivanovic debió ir al baño. ¿Lo curioso? La ex número del uno se demoró demasiado y fue sancionada con la pérdida de un punto cada 20 segundos. Y como en total fueron cuatro: perdió un juego. Pero Ana se repuso de inmediato, tal cómo lo viene haciendo desde un buen tiempo, demostrando que ya no parece estar más esa Ivanovic que festeja errores ajenos y que era absorbida por la presión. Entonces, la serbia volvió a ser lo que era. Ni más ni menos. En Linz mostró un repertorio de juego muy interesante. Patty Schnyder lo sufrió. Ahora, Ana festeja sus puntos y no los errores ajenos. Todo está cambiando: Ana quiere regresar a la cúspide que perdió sólo por culpa de ella. "Volver a ganar después de dos años es tan maravilloso, increíble. Llevaba esperando tanto tiempo y trabajando duro por esto", confesó la atractiva serbia. Qué sigan los éxitos.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes