Resultados ATP Metz y Bucarest 2010: Festejan Simon y Chela

El extenso calendario masculino ya pulverizó otra semana de buen tenis y por eso conocemos los resultados de los ATP Metz y Bucarest 2010. Gilles Simon y Juan Ignacio Chela son los nuevos monarcas de ambos torneos. Tanto el argentino como el francés mostraron un alto nivel y en cada uno de los dos casos, la consagración despierta un valor superlativo: para Chela fue su segundo éxito en la temporada pese a su edad y para el galo significó conquistar el primer título después de ser papá. La revelación de la semana fue Pablo Andújar y en WTA se consagraron Kleybanova y Kudryavtseva. De la pista dura a la tierra batida. Del indoor francés al cielo despejado de Rumania. De los resultados del ATP de Metz a los de Bucarest. Así transcurrió la semana para el circuito masculino de tenis. En ninguno de los dos escenarios faltó la belleza natural que adornaba el ambiente y tampoco, para el paladar del aficionado de la raqueta, faltó a la cita el tenis de gala. En Francia, el estandarte fue el local Gilles Simon y en suelo rumano Juan Chela demostró que aún está con ganas de dar guerra.

En el caso de Metz, el triunfo quedó en las manos de un hijo de casa: Gilles Simon festejó con autoridad en su país tras derrotar por 6-3 y 6-2 al alemán Mischa Zverev. El triunfo del número 41 del mundo, se dio bajo un ambiente muy especial, ya que es el primer éxito que logra desde que el pasado 2 de setiembre se convirtió en padre. No hay dudas de que Simon comprobó esa mítica frase de que los niños llegan con un pan bajo el brazo.

"Estoy muy feliz de este séptimo título", anunció Simon abrazando el cetro. "No iba a jugar este torneo, porque mi hijo iba a nacer en estas fechas", deslizó feliz. Pero el nuevo integrante de la familia llegó al mundo antes de lo previsto. Fue prematuro y se dio cuando el tenista jugaba el US Open, donde quedó eliminado ante Rafa Nadal, partido en el cual después del segundo set, Gilles confesó "que tenía la mente en el avión de regreso a casa". Simon cerró una semana genial, donde por momentos mostró su mejor repertorio de tenis. Al menos así lo sintió y lo describió él. ¿Su mejor partido? Ante el alemán Philipp Kohlschreiber, triunfo que le dio el boleto a la batalla final, en donde tan sólo en una 1 hora y 7 minutos aplastó a Zverev, quien llegó hasta la definición por el título desde la fase previa y que alcanzó en Metz la primera final de su carrera. La experiencia del galo pesó ya que ante este mismo rival había perdido en los únicos enfrentamientos que marcaban su historial.

"Tenía muchas ganas de competir y quería venir a Metz. Mi hijo nació el 2 de septiembre, así que aún no pasé mucho tiempo con él. Cuando decidí jugar esta semana, también decidí traer a toda la familia", cerró su discurso Simon, quien con esta victoria se aseguró el séptimo trofeo de su carrera. La última consagración del ex número seis del mundo había sido en 2009, en el ATP de Bangkok. En Bucarest, alzó el trofeo merecidamente Juan Ignacio Chela, quien también usó su experiencia para derrotar al sorprendente español Pablo Andújar, quien llegó desde la qualy y realizó un torneo brillante. Por eso, es merecedor de una distinción especial. Aunque algo más que el clásico rótulo de "revelación". Sólo le faltó el último esfuerzo en una definición en la que le impuso trabajo al argentino, quien finalmente fue a fiel los pronósticos y mostró la categoría que exhibió durante toda la semana en Rumanía para dejar sin ilusión al español en su primera final por 7-5 y 6-1 después de una hora y 28 minutos de juego.

Chela además de adjudicarse un torneo que repartía 550 mil dólares en premios, ascendió ostentosamente en el ranking y del escalafón 53 pasó al 39. Sitio que le va devolviendo poco a poco un terreno que parecía tener perdido, por lesiones y nivel de juego. Ahora Juan Ignacio podrá encarar todos los torneos que desee desde un lugar más cómodo, y claro, ya sueña con regresar al equipo albiceleste de Copa Davis, que precisamente, tendrá su estreno en Rumanía el marzo próximo.

"Jugué este torneo muy bien, hoy fue el partido más duro de la semana porque hubo un 7-5", dijo tras el éxito y reveló cuál es su objetivo inmediato: "Terminar el año entre los top 30" y volver a ser parte del equipo Copa Davis". La rumana, fue la sexta corona que se colocó el Flaco como profesional y segunda de la temporada después de que el pasado mes de abril se consagrara en Houston. Por eso, recibió algo más que un cheque por 87 mil dólares.

En la rama femenina, las líneas del éxito se escribieron en ruso. Alisa Kleybanova y Alla Kudryavtseva fueron las protagonistas de la semana en el circuito WTA. La primera ganó el torneo de Seúl siendo la quinta favorita, en un evento que se disputa en pista dura y reparte 220.000 dólares en premios. La rusa festejó después de batir sin problemas a la checa Klara Zakopalova por 6-1 y 6-3, consiguiendo así segundo título de la temporada y de su carrera. Zakopalova fue sin dudas una de las revelaciones del torneo y suficiente hizo con llegar a la final tras derrotas a jugadoras como Goerges, Dushevina o Dinara Safina.

Fue un trámite para Kleybanova la final. ¿Por qué? Sólo necesitó de poco menos de hora y cuarto de partido para deshacerse de Zakopalova quien la había vencido en el único enfrentamiento anterior entre ambas jugadoras en París.

La otra tenista de origen ruso que se puso la corona este sábado fue entonces Alla Kudryavtseva, que con categoría se adjudicó el WTA de Tashkent, batiendo en la final a Elena Vesnina -cuarta preclasificada- por un doble 6-4. Este triunfo quedará para siempre en la memoria de la jugadora rusa, ya que se trata del primer éxito de su carrera profesional. "No me esperaba ganar. Fue una situación de mucha presión", contó sincera la ganadora.

"Mi servicio me ayudó a ganar más que cualquier otra cosa", analizó, según transcribe la agencia AFP, sobre su actuación Kudryavtseva. "El marcador hace creer que fue una final fácil, pero no lo fue", admitió con humildad antes de prometer que volverá a la capital uzbeca para defender su título el próximo año. "Volveré para defender mi título. Me gusta un lugar en el que puedo sentirme en casa, y aquí hay tanta gente que habla ruso".

Comentarios recientes