Rafa Nadal en el US Open 2010: Su gran oportunidad

RAFA

Ante la ausencia del monarca Juan Martín del Potro y la irregularidad de Roger Federer, Rafael Nadal tiene ante si el camino iluminado y la inmejorable oportunidad de conquistar el único Grand Slam que no guarda en su repisa. Así, se presenta el US Open 2010 para el mallorquín que buscará seguir los pasos de Manuel Orantes y Manuel Santana, los únicos españoles que escribieron su nombre en New York. Para Rafa será difícil, pero no imposible.

US O

"Algunos años hay siete semanas entre Wimblendon y el US Open y otros, ocho. Este año habrá ocho, y eso le ha permitido a Nadal estar cinco semanas parado, lo que le favorece", analiza una leyenda viviente del tenis para argumentar su pronóstico. ¿Quién es? McEnroe, dueño de cuatros títulos del Abierto de Estados Unidos y que apuesta por Rafa. "¿Por qué Nadal es el número uno? Porque su volea es mejor, creo que mejor que la de Federer ahora. Además ha mejorado su servicio. Y ha dado varios pasos para ser mejor tenista", enuncia el estadounidense, voz autorizada en el universo de la raqueta. "Está intentando ganarlo y se prepara para ello. Está jugando muy bien y tiene suficiente tenis, así como ha adquirido mucha confianza para intimidar a sus rivales. También está dando un pequeño respiro a su cuerpo", cierra el 'bad boy' del tenis en los años 80 su detallada argumentación. McEnroe por su experiencia, su sabiduría y sus vivencias, exige respeto y los fanáticos de Rafa se ilusionan con la idea de ver a su ídolo mordiendo una nueva copa. Inédita para él. El Us Open 2010

.

Tal como lo aventuró McEnroe, Rafa Nadal está en el momento más dulce en su carrera y por fin tiene todo listo para ser el dueño de Flushing Meadows y conquistar la Gran Manzana. Esta parte del calendario no es la que más le apetece y la superficie no le sienta nada bien, es verdad y es justo reconocerlo. Por eso, el US Open es su espina y quiere quitársela en 2010 para demostrar que puede ser el mejor tenista de todos los tiempos. Y cuando el español se traza objetivos, parece imparable, además para esta edición se han dado ciertos parámetros que -no sólo por los números- lo sitúan como el candidato. El dueño del ranking ATP, con trabajo y maduración, mejoró su repertorio tenísitico. Fino con el saque, audaz con la volea, fuerte con el revés y con pilas recargadas y el físico impecable tras un buen período de recuperación y descanso, prepara un combo que puede ser el remedio a la enfermedad que no lo deja consagrarse en la inmensidad del Arthur Ashe. Claro, además tiene el cuadro a su favor y la obligación de transitar el camino del éxito. Según se dio a conocer este lunes por la ATP, Nadal es el máximo preclasificado del Abierto de Estados Unidos y eso le brinda un panorama favorable y por supuesto, mucho más amplio (los favoritos 1 y 2 van en las extremos del cuadro principal).

USA

¿El obstáculo de Nadal? Roger Federer, finalista en Flushing Meadows los últimos seis años, conquistando el título cinco veces, es el segundo sembrado y la principal amenaza al sueño americano del español. Luego, el serbio Novak Djokovic es el tercer cabeza de serie y el británico Andy Murray, el subcampeón del US Open en 2008, es cuarto. Ambos son durísimos rivales para cualquiera, pero no intimidan demasiado al número uno del mundo, capaz de hacer añicos a cualquiera por físico, mentalidad y estilo de juego. Y por si fuera poco, Juan Martín del Potro, el campeón en la pasada edición no podrá defender la corona ya que se retiró del torneo a causa de que todavía se recupera de una lesión en su muñeca derecha que le ha impedido jugar casi toda la temporada. Andy Roddick, el ganador del Abierto de Estados Unidos en 2003, es el mayor preclasificado estadounidense, como noveno cabeza de serie. Y que, con su saque -ideal para esta superficie- puede suponer grandes dolores de cabeza.

Feder

Por allí pasan los principales puntos a destacar del US Open 2010, evento que con la magia de la ciudad que nunca duerme envuelve el lujoso USTA Billie Jean King National Tennis Center y siempre depara alguna sorpresa, como la consagración del argentino Juan Martín del Potro en el 2009, soñada y mentada por muchos, impensada por varios. Por eso, a la hora de debatir acerca del nacimiento de otro caso idéntico de sorpresa para esta edición, podemos situar a Mardy Fish. El tenista local, quien reúne las condiciones necesarias para serlo y claro, su características de juego hacen de la superficie neoyorquina, su suelo preferido. Alto, agresivo, de potente saque e interesante volea, Fish está dispuesto a dar la sorpresa en Estados Unidos. Y sus compañeros de circuito avalan esta teoría. “Va a estar el típico elenco de personajes como favoritos y después un grupo de cuatro o cinco muchachos, y creo que Mardy se ha instalado en esa discusión”, aventuró Andy Roddick. “Con lo que hizo en estas semanas, yo ya lo ubiqué en esa discusión”, agrega a modo de confesión.

Teniendo en cuenta la guía de rendimientos en la temporada de canchas duras en Norteamérica en el 2010, sólo el escocés Andy Murray está por encima de Fish. Lo que es un dato que suena interesante a la hora de indicar un pronóstico. Murray, también viene en un notable ascenso y se encuentra en una etapa de reconciliación con su mejor juego y también pide espacio en la portada de los diarios. Eso sí, el escocés estuvo estuvo de acuerdo y situó como candidato a revelación al finalista de Cincinnati. “Creo que es justo decirlo. He ganado muchos partidos este verano (boreal), más que la mayoría de los muchachos”, sacó pecho Fish respecto al último grande de la temporada que se estrenará el 30 de agosto. “Me siento muy bien, he hecho algunas cosas que nunca había logrado antes en mi carrera y en este punto del año gané más partidos que nunca antes. Tengo una gran oportunidad de mejorar mi ranking hasta donde nunca he llegado”, sentenció. ¿Qué opinó Federer? “Definitivamente puede dar una sorpresa”, dijo el suizo. “Ahora, que pueda cruzar todo el camino, esa es una historia completamente diferente, porque esos siete partidos a cinco sets no es algo a lo que esté acostumbrado. Pero tiene el juego, especialmente en las canchas duras estadounidenses (…) Espero que Mardy no esté en mi lado del cuadro”, cerró el suizo con total transparencia.

Comentarios recientes