Wimbledon 2010 Nadal: Un campeón que dice presente

Se puso a un combo del record de Bjorn Borg, pero eso que importa. Justo ahora, en una nueva etapa de gloria, Rafa Nadal solo piensa en su nueva ensaladera plateada de Wimbledon 2010 y en su próximo tratamiento de rodillas; él mismo sabe que seguirá siendo el número uno y que 24 años no es nada. Hasta hace poco, antes de su aparición en La Caja Mágica, lo tenían entre cejas. Hoy reafirma que no en vano reposa en lo más alto del Ranking ATP y que está más loco por el tenis que nunca. Y por la vida también. La satisfacción de victoria absoluta se metió nuevamente en la piel de Nadal, como en 2008, cuando había logrado por primera vez el prestigioso combo que incluye la gloria de Roland Garros y Wimbledon. Tuvieron que pasar dos años de alegrías y tristezas para que el manacorí -duramente criticado por Ion Tiriac ("Nadal no sabe jugar"), el ex presidente de la Real Federación Española de Tenis, Pedro muñoz, y el ex tenista Patrick McEnroe- vuelva al lugar de honor que tan bien le sienta. Su sonrisa constante, una mezcla perfecta de grandeza y humildad, le demuestra al mundo que la perseverancia puede ser la cualidad más importante en cualquier disciplina. Haberse convertido en el mejor de Wimbledon 2010 no fue tarea fácil para un Nadal que venía desgarrado físicamente de Roland Garros. Pero las pruebas de que no hay escollos insuperables están a la vuelta de la esquina, en Londres, Paris y en cualquier otra ciudad. Bueno, todavía le queda el reto de ganar el US Open, aunque para eso ya habrá tiempo de reflexión. El ahora nos enseña que es posible superar el tope físico, ese que no se rinde hasta que la mente lo contempla. Pero esa contemplación no corre en la personalidad de Nadal, un tenista que lucha todos los puntos como si fuesen los últimos. Como si fuesen finales.

El gran triunfo de Nadal ante el checo Tomas Berdych no podría ser mejor analizado que por el dueño de tres dobletes Roland Garros-Wimbledon. "Me impresiona su concentración, su capacidad para fijarse objetivos, que cada punto que juega sea como un punto de partido", fueron las palabras de Borg, el único tenista en la historia que ganó tres veces los dos Grand Slam (1978, 79, 80), según transcribió El País de Madrid. Y así se lo vio al manacorí en la hierba londinense, ansioso pero aguerrido, lastimado pero más fuerte que nunca.

Tras un exitoso análisis físico con el doctor Mikel Sánchez, del que según informó EFE "no se ha detectado ninguna anomalía en la evolución del tratamiento", el número uno del mundo es consciente que su carrera acaba de comenzar otra vez, aunque también sabe que el circuito profesional demanda abundante competencia. Por el momento, dejando a un lado las presiones de una eventual participación en el US Open (Masters de Cincinnati antes), el número uno del mundo goza de su magnífico presente: ocho títulos de Grand Slam, dos dobletes de Roland Garros-Wimbledon, cuatro finales consecutivas en Londres (2006, 2007, 2008 y 2010) y un amor propio que neutraliza la tendinitis. Faltan ocho, Rafa. Tenistas con más títulos de Grand Slam en su haber: 1. Roger Federer (SUI): 16 (4 Australia, 1 Roland Garros, 6 Wimbledon, 5 US Open) 2. Pete Sampras (EEUU): 14 (2 Australia, 7 Wimbledon, 5 US Open) 3. Roy Emerson (AUS): 12 (6 Australia, 2 Roland Garros, 2 Wimbledon, 2 US Open) 4. Rod Laver (AUS): 11 (3 Australia, 2 Roland Garros, 4 Wimbledon, 2 US Open) +. Bjorn Borg (SUE): 11 (6 Roland Garros, 5 Wimbledon) 6. Bill Tilden (EEUU): 10 (3 Wimbledon, 7 US Open) 7. Rafa Nadal (ESP): 8 (1 Australia, 5 Roland Garros, 2 Wimbledon)

Comentarios recientes