Roger Federer: motiva a selección de Suiza

Si Rafa Nadal sigue defendiendo su corona como número uno del tenis mundial, seguro que Roger Federer ya tiene otra profesión en la que le iría muy bien: la de terapeuta. Y es que el consagrado tenista es uno de los más respetados de los últimos tiempos, con una excelente reputación no solamente en el tenis sino también en cuanto a su forma de manejarse en la vida, se ha convertido en un ejemplo para los suizos. Es así que ha excedido su propia afición y comenzó a ser un buen consejero fuera del tenis: la experiencia que vivió con la selección de Suiza lo dice todo. Tras la mala racha que Suiza venía teniendo en las eliminatorias para el Mundial Sudáfrica 2010, el entrenador de la selección se comunicó con el tenista para que les dé a los jugadores una charla acerca de sus métodos de concentración previa a cada partido. Con la predisposición que lo caracteriza, se dispuso a comentar a cada jugador cuáles son sus técnicas y los motivó a seguir adelante y a luchar por alcanzar el objetivo que se planteen en materia deportiva. Esto sucedió en setiembre de 2008, luego que Suiza fuera derrotado por Luxemburgo. Pero desde esa charla, el seleccionado helvético nunca más conoció una derrota, y todas las miradas apuntan al tenista. Es inevitable no pensar en aquel encuentro de hace dos años y en cómo ha cambiado todo desde ese entonces. Intuición, casualidad o cábala, lo cierto es que las palabras motivadoras de Roger marcaron un antes y un después en la selección suiza y también en la vida del tenista, que recuerda con claridad lo que vivió aquél día, "(el entrenador) Hitzfeld me llamó y me dijo si podía ir a reunirme con el equipo para inspirarlos y responder preguntas sobre cómo manejar la profesión", expresó. Este lunes en el All England, donde se está disputando Wimbledon, Federer se refirió a su selección bromeando "no han perdido desde entonces, sí. Si me dan el 1% del crédito, está genial" y recordó aquél momento "la charla fue una experiencia inusual porque no suelo dar discursos todavía. Quizás en algún momento lo haga, porque recibo ofertas sobre charlas de motivación para empresas, gente, bancos... Entonces cuando Ottmar me llamó y me pidió que visite al equipo, que les brinde inspiración, responda preguntas sobre cómo conducirse en la prensa, cómo manejo la presión, le dije que no había problema". Federer reconoce su pasión por el fútbol, pero está muy lejos de ver los partidos de su selección previo a disputar algún set. Se ha mostrado de acuerdo con las medidas que se han tomado en el All England para que el Mundial no interfiera en el Torneo de Wimbledon, aunque ha bromeado "quizá deberían instalar una pantalla gigante en la cancha central y lo seguimos en los cambios de lado". Lo cierto es que el número dos del mundo y seis veces campeón de Wimbledon ha demostrado ser un ejemplo del buen juego y una motivación para todos los jugadores profesionales y amateurs. No se le conocen escándalos en la cancha ni altercados con la prensa, mantiene una carrera intachable y eso sin dudas que traspasa los sets pasando a ser un ejemplo en su país y en el mundo entero. Federer ha abandonado el número uno en el tenis, pero lo ha ganado en otros aspectos de la vida, donde difícilmente encuentre competencia.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes