Isner Mahut Wimbledon: Más que un record histórico

Díganme que no es verdad. No, no les creo, ni aunque me lo repitáis 112 veces. ¿Cuántos juegos disputarron? Señoras y señores, el francés Nicolas Mahut y el estadounidense John Isner rompieron todos los records en Wimbledon tras jugar un encuentro durante 9 horas y 58 minutos. Es increible, pero aún más enloquecedor es el hecho de que todavía no terminó, y eso que comenzó el martes. Por ahora van 59 iguales en el último set. Y querían ver el Mundial... Se puede decir perfectamente que el encuentro entre Isner, cabeza de serie número 23, y Mahut fue en realidad un choque entre alienígenas. No es normal que dos tenistas jueguen casi 10 horas un partido de tenis en un Grand Slam como Wimbledon, donde la hora del té es tan importante como el estado de la hierba. Justamente esa anormalidad es lo que nos lleva a un nuevo mundo del deporte, ese que tan bien se lleva con las estadísticas, pero que aún mejor se relaciona con los hombres que marcan la historia y sus testigos que vivieron para contarla. El memorable partido no terminó por falta de luz, aunque se retomará el jueves. El francés confesó no ver la pelota que Isner enviaba con su potente saque. El estadounidense metió 98 aces, un record total. Sin embargo, el francés Mahut tuvo más resto físico al final y por momentos pareció que se podía llevar el agónico triunfo con una definitiva rotura de servicio. Pero eso no pasó, porque el esquema de juego se repitió juego tras juego hasta los 112, una plusmarca histórica en la historia del tenis.

Pasó de todo en este aburrido y estupendo, monótono y emocionante partido que solo trajo contradicciones e inentendibles conclusiones sobre un deporte que a simple vista parece ser simple. Ya se dio cuenta que puede ser algo complicadísimo, como para Isner y Mahut, que jugaron casi 10 horas sin aflojar un músculo, como quien se divierte son sus sobrinos en la plaza del vecindario. Todo el mundo explotó con este infinito partido y varios conocidos se deshacieron en halagos. Los que estuvieron presentes en la hierba, privilegiados ellos. Los otros, que lo miraron por TV, no creyeron en ningún momento las señales que llegaban a sus cerebros. Como Serena Williams, que lo único que dijo vía Twitter fue "Wow", entendiendo que otro agregado no resumiría lo que este miércoles sintió por su cuerpo. Federer, en tanto, señaló que si hubiese tie-break estos finales eternos no existirían, aunque también felicitó a ambos jugadores por el magnífico encuentro que disputaron. ¡Y eso que todavía falta! Record histórico Sin terminar aún, el encuentro que disputaron Isner y Mahut fue el más largo de la historia del tenis. En segundo lugar, bastante alejado, quedó un partido de Roland Garros disputado el 25 de mayo de 2004 entre Fabrice Santoro y Arnaud Clement. Aquel viejo record había sido de 6 horas y 35 minutos. ¿Llegarán a doblarlo este jueves?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes