Doping en el tenis: primer capítulo

"Más de 40 de los 120 mejores tenistas del mundo dieron positivo por el mismo esteroide (nandrolona)", había declarado el tenista Greg Rusedski en 2004 tras ser acusado de doping por la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP).

El británico, ex número dos del mundo, había despertado nuevamente la polémica del dopaje en el tenis, un capítulo que viene superando en rating al mismo deporte. Ahora las miradas están en el estadounidense Wayne Odesnik, que será sancionado dos años por introducir la hormona del crecimiento en el último Abierto de Australia.

He aquí una lista que no pretende ser exhaustiva de algunos tenistas que incumplieron -aparentemente- con lo establecido por la Federación Internacional de Tenis (ITF):

  • John McEnroe (esteroides para caballos)
  • Juan Ignacio Chela (esteroide anabolizante)
  • Andre Agassi (metanfetamina), Guillermo Cañas (diurético prohibido)
  • Mariano Puerta (estimulante)
  • Karol Beck (anabólico)
  • Richard Gasquet (cocaína)
  • Martina Hingis (cocaína)
  • Wayne Odesnik (hormona del crecimiento).

Muchos fueron sancionados con años sin competencia, dinero y pérdida de puntos, mientras que otros pudieron "apelar" y la pena bajó considerablemente. También están los que confesaron sin condena, y los que fueron condenados aun habiendo negado el veredicto.

Más allá de las sustancias: desde McEnroe, pasando por Agassi, hasta Gasquet y Puerta.

El estadounidense McEnroe, hoy devenido en comentarista, dio la nota en 2004 en una entrevista al diario australiano Daily Telegraph, cuando confesó haber tomado esteroides para caballos durante seis años. "...me proporcionaron esteroides de los que se usaban legalmente para los caballos, sin yo saberlo, hasta que vieron que eran demasiado fuertes, incluso para los caballos". Las declaraciones de uno de los mejores tenistas de la historia rozan la comedia, ya que es inaudito que un deportista ingiera sustancias que dejan a un caballo en dos patas y no pase nada.

Pero no por eso habría que desconfiar del proceder de la ITF. ¿O sí? Andre Agassi, luego de varios años de haberse retirado como tenista profesional, sacó a luz en su libro Open que consumió metanfetamina en cristal en 1997 y más tarde se lo negó a la ATP para no ser suspendido por tres meses. El estadounidense oriundo de Las Vegas, según confesó, había tomado sustancias prohibidas para mejorar el bajo nivel que venía teniendo. Y hasta se dio el lujo de usar pelucas. Sin embargo, no todos logran salirse con las suyas. Fue en marzo de 2009 cuando al francés Richard Gasquet le saltó el doping por cocaína. El consumo fue involuntario. ¿Cómo es posible eso? ¿Lo obligaron? Las muestras de sangre que le realizaron al tenista dieron positivo a raíz de un beso que éste le dio a una chica en Miami que tenía restos de cocaína en sus labios. Es este caso un claro ejemplo de como la realidad supera a la ficción, ya que nadie imaginaría a una hipótesis como esta transformando una pena de dos años en 75 días.

De todas formas, el alegado beso de la perdición costó más caro que un "matacaballos"; y ni hablar de la pérdida de privacidad a la que se vio expuesto el francés. El caso de Gasquet se vio favorecido por el del argentino Mariano Puerta, quien había sido sancionado ocho años (después le bajaron la pena a dos) por consumir, sin intención, un estimulante en Roland Garros 2005 (perdió la final con Nadal). "La ingestión de esa sustancia estaba en un medicamento que toma mi mujer y fue accidental, así que no afectó mi rendimiento en Roland Garros", dijo Puerta, según transcribió lanacion.com.ar el 21 de diciembre de 2005.

La sanción fue así de "talibanesca" por la única razón de que en 2003 el argentino había usado los anabólicos, ya que en el caso de los estimulantes la ITF le dio la derecha al argentino. "Para mi gusto la ATP se ha manejado siempre muy mal en el tema del dopaje, no tiene credibilidad, los jugadores ven que aparece un positivo y se ríen, no les creen nada", opinó Mariano Monachesi (dirigió a Robredo, Coria, Chela), según transcribió bbc.co.uk en enero de 2004.

Sin vuelta atrás: Cañas, Chela y Hingis

El caso del argentino Guillermo Cañas sacudió a todo el tenis. Un diurético prohibido lo dejó out por un poco menos que dos años (le bajaron la pena unos meses en 2006, un año después de que lo sancionaran a dos años) y nunca más regresó al nivel que había alcanzado en 2004, año en que llegó a ser número 11 en el ranking ATP. Además de casi ser un top ten, le ganó tres veces de seis al mejor de toda la histora, el suizo Roger Federer. Todas estas marcas son imborrables, al igual que la drástica sanción. ¿Qué dijo Cañas en su momento? Habló de su inocencia y acusó a la ATP de "cometer fallas sistemáticas en los controles antidoping...", según transcribió el diario argentino Clarin en agosto de 2005. Otra vez la misma historia.

Años atrás, otro argentino también se encontraba en el ojo de la tormenta del tenis argentino. Juan Ignacio Chela había tomado esteroides, razón por la cual que decidieron sancionarlo. "Es una auténtica tragedia. Nunca tomaría esteroides intencionalmente. El médico que trabajaba conmigo me dio la sustancia prohibida en forma de píldora. Me dijo que eran vitaminas y aminoácidos", fueron las palabras de Chela, según transcribió Clarin en abril de 2001.

El tribunal entendió que no hubo intención de mejorar el rendimiento deportivo, por lo que la sanción fue de tres meses. Parece poco, pero también le sacaron los puntos acumulados en los últimos ocho meses y 6.350 euros, lo que había recaudado en el torneo de Cincinnati. Además, una sanción como esta deja secuelas: "es una situación horrible que no se la deseo a nadie; pese a tener el respaldo de la gente que lo rodea a uno, me ha llevado meses superar el problema; puedo decir que lo he superado pero es algo que no olvidaré nunca", retrató Chela, según transcribió la bbc.co.uk en enero de 2004.

En el cuadro femenino, donde los capítulos de dopaje resultan algo extraños, la ex número uno del mundo, Martina Hingis, se vio obligada a dejar el tenis. La sacaron de las canchas dos años por consumir cocaína, a lo que la suiza decidió, sin reparos, enfundar la raqueta para siempre.

Lo que no se puede: Código Mundial Antidopaje

En 2010 se dio a conocer una detallada lista de todo lo que implica dopaje en el deporte. Lo que no se puede hacer, tanto fuera de competición como de "vacaciones", incluye anabólicos, diuréticos, transferencia de oxígeno, infusiones sanguíneas y alteraciones en los genes. A su vez, cuando el tenista se encuentra en competencia no puede tampoco tener contacto con estimulantes (cocaína, efedrina), narcóticos (heroína, morfina), marihuana y hashish.

Comentarios recientes