Guillermo Cañas: entrenador con experiencia

Aún sin ser oficial su retirada del circuito profesional, se sabe que el argentino Guillermo Cañas está más fuera que adentro: Willy tiene un instituto en Miami que lleva su nombre, donde enseña sus mejores movimientos a varios chavales encantados.

El instituto se llama "Cañas Tennis Academy" y está ubicado en Key Biscayne, el pulmón del mejor tenis entre los meses de marzo y abril. Ahí Cañas educa con la raqueta junto al estadounidense Wayne Odesnik y el chileno Paul Capdeville, otros dos importantes tenistas (más el primero que el segundo) que además de jugar se iniciaron en el trabajo de enseñar. El nuevo rol del argentino, sumado a que su último torneo fue el de Hamburgo en julio del año pasado, nos conlleva a pensar que su despedida será muy pronto. Ganador de 7 títulos ATP a nivel individual, Willy Cañas supo contagiar a los aficionados latinoamericanos y del mundo gracias a su perseverancia en el court y en el día a día, ya que -a pesar de algunas insistentes lesiones- nunca tiró la toalla ni guardó la raqueta. Su momento de auge, y también de bajón, fue en 2005, año en que pasó de estar ocho en el ranking (su máximo escalón) a estar bien abajo, por causa del doping positivo que le generó un diurético prohibido. Estuvo 18 meses suspendido, aunque luego quedó exonerado. Si bien Cañas no está dentro de los mejores tenistas argentinos de toda la historia, su trayectoria merece que se lo reconozca como un deportista con todas las letras. No solo que de las seis veces que jugó con Federer le ganó tres, sino que también entendió que las adversidades pueden transformarse en fortalezas.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes