Open de Australia: Roger Federer campeón y rey

alg_roger_federerEl Open de Australia terminó con la consagración del número uno del tenis Roger Federer, que se impuso sobre Andy Murray por 6-3, 6-4, y 7-6. El escocés lucho dignamente, pero no pudo contra esa verdadera máquina de producir tenis que es el suizo. En esta final del Open de Australia, el choque comenzó de igual a igual, los dos se rompieron el saque, y Murray arrancaba el partido leyendo muy bien y con anticipación el juego de Roger Federer. Pero la segunda rotura de servicio a favor del número numero uno fue letal para el escocés, que terminó cediendo ante la potencia de Federer, que comenzó a afinar su servicio, cerrando el set a base de aces y cerrándolo por 6-3. El escocés no estaba fuerte con su primer servicio, y lo pagó caro desde el principio. En la segunda manga, Federer volvió a romper el saque de su rival, comenzando a convertirse en una verdadera máquina de tenis. El suizo por momentos llevaba de lado a lado a Murray por toda la pista. Las buenas devoluciones a los saques del rival son una de las tantas buenas características del número del mundo, y frente al británico, salieron a relucir. Murray buscó remontar de todas las maneras, intentó todo tipo de golpes, busco el revés y el drive de Federer, también probó jugándole por alto, pero siempre se encontró con una pared enfrente, que le devolvía todo lo que le tiraba. Así se fue el segundo set, con un 6-4 a favor del suizo, y nuevamente definido en base a la potencia de su primer saque. El tercer set comenzó igualado, con los dos defendiendo fuerte su servicio, hasta que en el sexto juego, el británico rompió el saque de Federer. Allí Murray tuvo su momento de euforia, con algunos puntos brillantes, poniendo contra las cuerdas al número uno, aunque fuera por un breve lapso de tiempo. Pero el escocés volvió a enredarse, y complicarse perdiendo su servicio, y dándole la oportunidad de volver al partido a Federer, que a pesar de llevar el partido adelante, cometía muchos errores no forzados. Lo cierto es que al número uno no se le puede dar esa ventaja, y Murray de estar 5-2 arriba para cerrar el tercer set, pasó a estar iguales a 5. El set siguió igualado y se fueron al tie break, donde se mantuvo la tensión, igualando en aces el británico al suizo en diez. Murray tuvo la oportunidad para ganar, pero volvió a equivocarse de manera increíble, y ya eran demasiadas concesiones para la magia del número uno, que no desperdició mas oportunidades y se llevó el tie-break por 13 -11, cerrando el partido para consagrarse como rey de Australia por cuarta vez en su carrera.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes