Tenis argentino: ¿poca fuerza psicológica?

 Tenista Juan Martín Del Potro Juan Martín del Potro lo tiene claro, "Quiero ser número dos o tres del mundo". Sin embargo, mi pregunta es ¿aguantará Delpo la presión a sus 20 años de estar en el Top ten? Además de ser joven es argentino, y explico esta segunda parte. Haciendo un repaso de la historia del tenis de este país me he dado cuenta de que la irregularidad de un extraordinario jugador como es David Nalbandian, y que algunos no nos explicamos, o la pelea protagonizada por el equipo local de la Final de Copa Davis, no parece ser una casualidad, puesto que tiene precedentes de otros grandisímos de la raqueta de la misma nacionalidad. En sus 148 años de historia, el tenis argentino ha contado con grandes nombres como Oscar Furlong, Enrique Morea, Mary Therán de Weiss, Julián Ganzábal, Oscar Escribano o Ricardo Cano. Sin embargo, entre todos destacan tres números uno en su país y de los primeros del ranking mundial, el gran Guillermo Vilas, José Luis Clerc y Gabriela Sabatini. Clerc y Sabatini, después de lograr hacerse un hueco en la memoria de su país, se retiraron con tan sólo 27 y 26 años, respectivamente. Y, ambos, alegaban el cansancio psicológico de su carrera. Con tan sólo 14 años, Sabatini gana el Roland Garros y cinco torneos juveniles que la convierten en el número 1 del mundo en su categoría. Poco tiempo después gana el Master Femenino y en 1990 se proclama número 3 del ranking WTA. La eterna rival de Steffi Graf aseguró, al año de haber pasado el cuarto de siglo, abandonar el circuito por estar "cansada de una vida con tanto ajetreo". Su adiós supuso una crisis tenística en el país al que representaba, "manteniendo a las gentes fuera de las pistas hasta los 90", asegura un medio latinoamericano. Por su parte, en 1978, Clerc ya se encontraba en el Top ten. En 1981 fue número 4 del mundo, premiado como Mejor Jugador por la ATP, dos años consecutivos semifinalista del Roland Garros. Además jugó la Final de la Copa Davis 1981, junto a Vilas. A pesar de estos números, y una larga proyección por delante, a los 27 años decidió abandonar la raqueta. Un caso paralelo, pero que nada tiene que ver con los dos anteriores, es el de el jugador más importante en la historia de Argentina, Guillermo Vilas, y que hoy sirve todavía de ejemplo para sus compatriotas. 'El joven toro de las pampas' a pesar de incluso protagonizar un retorno tras su primera retirada, declaraba años después: "Nunca estuve más solo en mi vida que cuando fui número 1 en 1977. Era un cardo. Solo, solo. La gente puede pensar que fue un año espectacular pero yo deseaba que terminara rápido". Sin tener que remontarme al pasado, todos conocemos la irregularidad de David Nalbandian. Hace un rato, leía un artículo entre gracioso y conmovedor que se titulaba: Nalbandian, el hombre de los récord, parece que gana cuando quiere. A pesar de ser otro de los tenistas que pasará a la historia de Argentina, no termina de mostrar con continuidad todo de lo que es capaz. Las malas lenguas dicen que le gusta demasiado el asado argentino y el deporte de riesgo. Pero yo me revelo a pensar que un jugador con tanto talento, y al que tanto nos gusta ver cuando está al 100%, no esté por la labor de sacar más de sí. Este año ha salido de los diez primeros puestos del ranking ATP pero, haciéndome eco del artículo y conociendo sus posibilidades, si este año le apetece volverá a estar entre los mejores. Y para casi el último lugar he dejado otro asunto que muestra la falta de concentración o de superación de los más grandes tenistas de Argentina. A nadie nos gustó ser testigo de las peleas que se filtraron tras la derrota del conjunto nacional en la final de la Copa Davis este mismo año. Todo podía quedar en rumores, sin embargo los 10.000 dólares de multa con que ha sido multado David Nalbandian por su abandono tras perder los dobles con Feliciano López y Fernando Vesdasco, así como por no comparecer ante los medios de comunicación, esclarecen las habladurías. Calleri, Del Potro, Gaucho y David Nalbandian entraron en disputas, que dicen pudo llegar hasta las manos, cuando su misión era luchar unidos por dar la Ensaladera de Plata a su país. Pues bien, ya Vilas y Clerc fueron protagonistas de los mismos rumores en la final de 1981. La relación de estos dos máquinas de la raqueta era "por etapas, de amistad e indiferencia", recuerda otro medio argentino. Otro dato que llama mi atención y que muestra debilidad, es el dopaje de Mariano Puerta, después de ser derrotado por Rafael Nadal en en Roland Garros, y que supuso su suspensión para los siguiente ocho años. Más tarde logró que rebajaran la sanción a dos años y ha vuelto a jugar. Aunque si hablamos de dopaje tendríamos que mencionar otros deportes y países, como es el ciclismo en España. Sin embargo, este es un blog de tenis y hablamos de Argentina. Y yo me pregunto, ¿son débiles psicológicamente los tenistas argentinos? si fuera así, ¿habrá alguna razón que pueda explicarlo? Todos los que seguimos este deporte sabemos que es especialmente duro, comparado con otros de equipo, para un tenista mantener la cabeza en su sitio y ser fuerte ante las adversidades. La soledad (como mencionaba Vilas) se padece más intensamente. No obstante, Argentina es un país que creó su primera entidad para organizar su tenis en 1914 (Law Tennis League), que debutó en Copa Davis en 1923 y ha jugado tres finales, que en 2002 contaba con entre 8 y 10 jugadores en el Top 100, que en 2004 llevó tres argentinos a las Semifinales de Roland Garros, que cuenta actualmente con nombres como Gastón Gaudio y los nombrados anteriormente entre otros punteros del ranking...no se entiende que los mejores jugadores que han salido de su cuna muestren actitudes tan similares en situaciones parecidas y que, desgraciadamente, destacan un caráceter que esconde detrás grandes triunfos y no les permiten alargar del todo los brazos. Después de toda esta reflexión y de que Juan Martín Del Potro haya declarado su intención de llegar lejos en 2009, no me queda más que transmitirle mis deseos de que así sea y pasarle el testigo para que demuestre que mis suposiciones no tienen razón de ser.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes